El sello de calidad inmobiliaria es la nueva herramienta que utilizará Aproin (Asociación de Promotores Inmobiliarios de la provincia de Pontevedra) a partir del próximo mes de octubre, con la intención de ofrecer a los clientes que buscan un inmueble, un sello de garantía que avale la legalidad de los contratos de compraventa.

Esta es la medida que pretende adoptar Aproin, una medida que insufle confianza para capear un poco el temporal en la actual crisis inmobiliaria en la que nos encontramos. El sello de calidad inmobiliaria se aplicará a todas las promociones que se realicen y avalará que se cumple a raja tabla la ley en cualquiera de las cuestiones que se contemplan en los contratos, memoria de calidades, plazos de entrega de cuotas, duración de la construcción, etc.

La utilización del sello por parte de las empresas inmobiliarias es voluntaria y si alguna empresa realiza un uso fraudulento de éste, la Asociación de Promotores Inmobiliarios de la provincia de Pontevedra tomaría medidas contra ella.

Las empresas que deseen utilizar el sello de calidad inmobiliaria deberán pagar 50 euros por cada vivienda, además, como algunas empresas promotoras gallegas trabajan en otros países, se pretende implantar el sello en los contratos que estas empresas realicen en el extranjero.

La iniciativa es interesante pero es algo que hubiera venido muy bien hace algunos años, el parón inmobiliario no se ha producido por la falta de legalidad o transparencia en los contratos. Las medidas que resultan más efectivas podrían ser algunas que ya hemos citado en Cienladrillos, como las mencionadas en el post nuevas fórmulas inmobiliarias, el Alquiler con opción de compra, etc.

Mejorar las condiciones y facilitar el acceso a las viviendas se perfila como las soluciones más efectivas.

Vía | Europa Press
Más información | Aproin