En el post balcones de alquiler, mostrábamos la oportunidad que muchos propietarios de inmuebles valencianos tenían para ganar una buena suma de dinero alquilando los balcones cuya visibilidad, permitían presenciar el Gran Premio de Europa de Fórmula 1. Sin embargo, en la otra cara de la moneda se encuentra presente en la mala racha que sufre el negocio inmobiliario, especialmente en la Comunidad Valenciana.

El descenso del volumen de negocio en esta comunidad se encuentra en torno al 47%, por encima de la media española cifrada en un 38%. Por un lado, el Euribor continúa aumentando, las entidades financieras han cerrado el grifo y no pretenden seguir concediendo los créditos por el miedo a la morosidad, además, los posibles clientes ya no compran alegremente y menos con la actual situación de crisis que se está viviendo, continuo aumento de los precios de los alimentos, del petróleo, etc.

La reducción de las ventas en el mercado inmobiliario valenciano ha sido muy dramática y acusada por el sector, siendo Valencia la provincia española que ha sufrido retrocesos de un 37,9% en la vivienda de obra nueva y nada menos que un 62,1% en viviendas de segunda mano.

También se muestran diferencias dentro de la comunidad siendo algunas zonas más afectadas que otras, por ejemplo, en Castellón se perdía un 17,7% en las ventas de vivienda nueva frente al 52,5% experimentado en Alicante. En general, la Comunidad Valenciana se ha llevado la peor parte, ¿tendrá algo que ver en esto los escándalos inmobiliarios protagonizados en esta zona durante los últimos años?

Bueno, no todo van a ser noticias negativas, la Comunidad Valenciana sigue siendo una región muy dinámica a nivel inmobiliario a pesar de las cifras, así lo muestran los datos. Por cada 100.000 habitantes en España se vendían 126 inmuebles, mientras que en Valencia la cifra ascendía a 137. En otras comunidades, como por ejemplo Cataluña, esta cifra se situaba en torno a las 91 ventas.

En fin, la situación es bastante complicada, sólo cabe esperar que no empeore y que realmente se haya tocado fondo para volver a reflotar.

Vía | Las Provincias
Más información | El Mundo