La demanda inmobiliaria se ha reducido notablemente, no son muchos los clientes que actualmente buscan adquirir una propiedad, por eso, algunas empresas intentan atraer la atención de la actual demanda a través de nuevas fórmulas inmobiliarias.

¿Qué es lo que se encuentra en la actualidad un posible comprador a la hora de adquirir una propiedad?, la falta de financiación, por ejemplo. La concesión de préstamos se ha endurecido, se exige mucho más que hace un par de años para proporcionar un crédito, el Euribor no para de incrementarse y las cuotas hipotecarias son demasiado elevadas para según que sueldos.

¿Cuál es la fórmula?, ofrecer lo que no ofrecen las entidades financieras, un ejemplo que se puede nombrar es lo que hace la promotora inmobiliaria Arrolaberri.

La fórmula lanzada permite al futuro propietario, reducir el esfuerzo financiero a corto plazo que debería realizar con una entidad financiera, para ello se compromete a ayudar a pagar los préstamos hipotecarios ofreciendo hasta 500 euros mensuales, es decir, si la cuota del préstamo se elevara hasta los 1.200 euros, el nuevo propietario sólo debería pagar 700 euros durante los tres primeros años.

El llamado abono Arrolaberri parece que está teniendo buenos resultados, ya que los clientes potenciales de los últimos meses han mostrado un alto grado de satisfacción. La idea del promotor es insuflar tranquilidad a los clientes y que pierdan el miedo a la financiación, a la espera de que la situación vuelva a cambiar y las entidades financieras retomen el comportamiento de antaño, más permisible y financiaciones más económicas, sin obviar una mejora en la economía en general.

Pero, ¿y si no sucede así?, al cabo de los tres años nos encontraríamos con una cuota hipotecaria elevada y el problema estaría ahí. Hoy las situación hipotecaria es pesimista, pero también lo es en otros sectores, el Banco Mundial incluso indica que la crisis alimentaria y todas sus consecuencias durarán como mínimo 7 años, el tema inmobiliario presumiblemente también.

La fórmula es atractiva y buenas las intenciones del promotor, pero la situación juega en contra, aliviar la tensión financiera de hoy no implica que suframos una mayor tres años después.

Vía | Inmoblog
Más información | Alorraberri