Son muchas las personas que quieren alquilar un piso lo antes posible pero que no lo consiguen. A veces, no es por el precio que se pide sino porque, la decoración que tiene en el mismo, no es la más adecuada y echa para atrás a cualquiera que esté interesado por el mismo.

Si bien es normal decir que cada uno puede decorar el piso como quiera, lo cierto es que, en ocasiones, ese piso entra por los ojos y, si no se ve bien, entonces el alquiler no llega a hacerse de verdad. Por eso, hoy vamos a darte algunos ejemplos de decoración que pueden ayudarte a que tu piso en alquiler tenga más oportunidades de alquilarse pronto.

Procura que el piso tenga luz. Si no tiene muchas pinta las paredes en blanco y coloca espejos que ayudarán a agrandar el espacio y a multiplicar la luz que se tenga en el interior. Deja que las ventanas estén despejadas, sin cortinas ni visillos, creando un espacio íntimo solo con lámparas o luces indirectas.

Pon solo los muebles esenciales, no hagas nada más ya que lo que se trata es de que parezca espacioso, lo sea o no.

No decores el piso con muebles que no uses. El verlos desgastados puede hacer que la otra persona piensen que la casa es vieja y que puede tener problema. Es mejor comprar algunos muebles nuevos o incluso hay empresas que se dedican a alquilar muebles para este tipo de situaciones (cuando se va a enseñar una casa).

Busca muebles que sean atemporales para que no tenga un estilo antiguo que pueda no gustar a los futuros inquilinos.

Para darle un toque de color, añade algunas plantas, así también se darán cuenta de que está bien cuidado.

Todo esto, aunque pienses que no, da la imagen de que es una casa donde gustaría vivir y por tanto la gente se sentirá mucho más predispuesta a entrar en ese lugar y a pagar el alquiler, ya sea que después se quede con los muebles o no.

Imagen