Una rehabilitación de vivienda es, según el Ministerio de Fomento, una obra que se lleva a cabo con el objetivo de mejorar la vivienda y/o el edificio en sí de tal forma que puede haber una obra para mejorar la seguridad de la estructura, de las condiciones de acceso a la misma, aislamiento térmico o acústico, mejora del agua, electricidad, iluminación, consumo energético, etc.

Todas estas mejoras, en la mayoría de los casos, requiere de un desembolso económico que no tiene por qué disponerse de él (y es necesario ahorrar para ello) pero, también, se puede solicitar una ayuda para la rehabilitación de la vivienda que es concedida por Fomento y que no muchas personas conocen su existencia.

Las ayudas las puede recibir cualquier persona propietaria o arrendataria de una vivienda así como las comunidades de propietarios aunque hay que cumplir con algunos requisitos como son:

  • Condiciones generales para acceder.

  • Rehabilitación de edificios, siempre y cuando el 60% de los inquilinos de las viviendas tengan ingresos menores al 5,5 veces el salario mínimo internacional.

  • Rehabilitación de viviendas, siempre y cuando los ingresos familiares no superen el 3,5 veces el salario mínimo internacional.

  • Antigüedad del edificio de al menos 15 años salvo que sea una rehabilitación para suprimir barreras arquitectónicas.

  • Que tenga una superficie útil de al menos el 60% de la superficie total del edificio.

Existen varios tipos de ayudas, desde los préstamos cualificados que pueden abarcar todo el presupuesto y han de devolverse al cabo de varios años; y las subsidiación de préstamos y, por último, las subvenciones que pueden no llegar a cubrir el total porque se tiene un máximo fijado tanto en viviendas como en edificios.

Si necesitas rehabilitar una vivienda lo mejor que puedes hacer es intentar informarte porque es posible que puedas hacerla por un precio inferior al ser subvencionado por Fomento y, de esa manera, el pago no es tan importante o suponer un gran desembolso del mismo en el momento en que estamos ahora.

Imagen