El alquiler de vivienda con derecho a compra ocupa todavía un pequeño nicho en el mercado inmobiliario barcelonés, a tenor de los datos que arrojan algunas de las búsquedas de piso Barcelona que podemos realizar a través de internet.

Aunque no creemos que sea la panacea para salvar una crisis tan profunda como la actual, es probable que pudiera ayudar a un mayor equilibrio entre quienes quieren comprar un piso y no pueden y quienes desean vender y no encuentran comprador.

Desde el punto de vista del usuario, para comprar un piso en Barcelona -una de las ciudades más caras de España- el alquiler con derecho a compra podría ser una de las salidas más factibles, a la vista de que estaremos obligados a convivir con la crisis durante unos cuantos años más.

Las ventajas del alquiler de un piso en Barcelona con opción a compra no son pocas: la sensación de los inquilinos es que no es que paguemos el alquiler, sino que invertimos en la que queremos que sea nuestra casa en propiedad en una de las ciudades más caras. Por añadido, necesitamos un desembolso inicial menor, y no menos importante, no tenemos que discutir las condiciones hipotecarias con el banco.

Hay algo, sin embargo, que impide que no acabe de cuajar esa idea del alquiler con opción a compra, a pesar de que el mercado está como está, con miles de pisos que no se venden ni a tiros, por razones ya sabidas, tantas veces dichas y que no hace falta recordar.

Quizás es cuestión de tiempo, pero eso es algo de lo que no tenemos demasiado. Así que se nos ocurren dos cosas que quizás debieran hacerse, en general, porque es una situación que no sólo afecta al mercado catalán: seguramente, buscar alguna explicación en la normativa actual que, aunque reformada, pueda necesitar algún ajuste que otro (incluido el fiscal) y, por otro lado, una buena política informativa a compradores y –sobre todo- a vendedores.

Este artículo es una nota de prensa de la empresa Nuroa.com. ¿Estás interesado en que Cienladrillos publique las notas de prensa de tu empresa? Contáctanos en cienladrillos@gmail.com.