A la hora de decorar una casa, lo más normal es que quieras que todo esté en su sitio, que te aporte personalidad o incluso que te ayude a crear el mejor ambiente para tu casa.

Esto muchas veces se consigue mediante el Feng Shui, una técnica milenaria según la cual, aportando elementos o cambiando de lugar algunos le da a la casa todo un lavado de cara al mismo tiempo que atraemos las buenas vibraciones y echamos fuera lo que no deseamos.

Sin embargo, el Feng Shui no se aplica solo en el interior de la casa. También los jardines pueden estar diseñados siguiendo algunas indicaciones de este arte.

Desde aquí queremos dejarte algunas de esas indicaciones:

  • Conviene regar las plantas por la mañana temprano para atraer así la tranquilidad y la buena sintonía en el jardín y la casa en general. Solo se podría regar por la noche cuando haya luna creciente debido a que la salud y crecimiento de las plantas será mayor.
  • A la hora de plantar, hay algunas plantas que suelen absorber la energía negativa  y las toxinas al mismo tiempo que, con su presencia, disminuyen los ruidos. Éstas son: crisantemos, helechos y bambú.
  • Para llamar a la buena suerte puedes hacerlo colocando una rana de cerámica (si es de tres patas mucho mejor) cerca de la puerta principal o bien en la del jardín. La rana ha de mirar hacia dentro, como si acabara de llegar hasta allí.
  • Para llamar a la energía coloca tortugas en el jardín (de cerámica aunque si tienes vivas también es bueno). Has de ponerla en zonas donde las plantas no crezcan mucho o estén tristes ya que su poder residen en ser catalizador de energía de vida y ayudará a las plantas.
  • Nunca está de menos tener una mascota. Ayudará a equilibrar el ying y el yang cuando salgas de casa (para que el silencio, la soldad, etc. no se apropien de tu jardín.