Con la primavera y el verano encima es normal que comencemos a sufrir con los temidos mosquitos en casa y también con las molestas moscas. Estos dos “bichos” son los que más traen de cabeza a muchos y por mucho tratarlos a veces no tienen mucha solución más que tratar de que no entren en casa.

Para lograr eso muchas veces podemos usar las llamadas mosquiteras que podemos encontrarlas en las tiendas especializadas o bien encargarlas a profesionales que nos las pondrán en poco tiempo.

Sin embargo, hoy en día existen muchos tipos de mosquiteras y conviene saber cuál es la que más nos va a servir o que nos va a hacer mejor el trabajo de mantener a los mosquitos y las moscas fuera.

A la hora de encontrar modelos de mosquiteras tenemos:

  • Mosquiteras fijas. Hoy en día son las mejores porque las ponen por fuera y, aunque no puedes asomarte a las ventanas porque tienes la mosquitera, si te protege más porque si abres las ventanas no tienes el problema de que la mosquitera se escape o queden espacios donde se puedan meter los bichos.
  • Mosquiteras enrollables. Son mosquiteras que puedes enrollar como las persianas antiguas y así abrir solo lo que tú quieras abrir, no más.
  • Mosquiteras movibles. Son mosquiteras que se suelen fijar al marco de la ventana y que te quitan la posibilidad de abrir una hoja de la ventana porque está la mosquitera. El problema que tienen es que se pueden desencajar y por tanto dejan espacio para que entren bichos. Y también el hecho de que no puedas abrir la ventana entera, solo media hoja.

En base a esto yo las que recomiendo son las fijas pero suelen salir más caras porque muchas veces hay que hacerlas a medida por profesionales. Pero merecen la pena.