Hay que ser consciente de una cosa: La crisis sigue cebándose en España y muchos son los que la sufren, no solo los que tienen negocios autónomos, los trabajadores, etc. sino también como personas dueños de pisos o que buscan un piso donde vivir.

Y es que desde que la crisis comenzó el sector inmobiliario ha visto cómo las ventas han ido descendiendo paulatinamente y los han dejado con la obligación o deber de bajar el precio para poder así vender algo. Hoy en día, y basándonos en los precios que había antes de la crisis y ahora mismo, podemos decir que los precios han llegado a bajar hasta el 40%. Pero, aún así, las ventas siguen cayendo según las estadísticas y lo mismo ocurre con los precios de las viviendas.

Cuando hay mucho stock de algo tendemos a bajar el precio de ese producto para darle salida, ¿verdad? Pues eso es lo que sucede en este caso con las viviendas. Tenemos muchas, pero a decir verdad no se venden por lo que tenemos que bajar más el precio, quizás hasta el mínimo, para poder venderlo.

Según los datos de que se dispone, hasta marzo del 2011 la compraventa de pisos estaba en alza, algo que se pensaba podría ser un avance para la recuperación del sector. Sin embargo, este marzo supuso un descenso del 11,9% en las ventas lo que nos inclina a pensar que ha sido solo una recuperación temporal.

En cuanto al precio, éste está muy ligado a la venta. Como ya he comentado la venta descendió en marzo. Y tenemos datos de que, en abril, los precios de las viviendas descendieron un 4’4%. Es lógico pensar que, si han descendido las ventas, el precio de las viviendas baja para paliar ese descenso.

Lo que nos aguarda el futuro aún no lo sabemos pero expertos comentan que aún habrá más bajadas en los precios.