grane

Tener una casa diferente del resto a veces es algo que nos cuesta ver, porque quieras que no, todo lo que a uno se le ocurre puede estar ya inventado, con lo que resulta imposible innovar.

Si no, que se lo digan a esta casa, un edificio que se encuentra en Darsham, en Suffolk (Reino Unido), exactamente en mitad de una reserva natural. Hasta ahora dirás que no es nada del otro mundo su ubicación, y lo cierto es que es así, pero no es su ubicación la que lo hace único, es su diseño, o mejor dicho, la forma en que está construída, porque se eleva, como si fuera magia, unos 15 metros sobre el suelo gracias a unos finísimos soportes que apenas si se aprecian (a no ser que lo veas en primera persona).

La casa fue diseñada por cuatro arquitectos holandeses del estudio MVRDV, radicado en Rótterdam y querían “subrayar la sensación de estar suspendido sobre la naturaleza. El exterior busca reflejar la luz y fundirse con el entorno, entre la flora y fauna”. Desde luego lo consiguieron.

La casa se puede alquilar por 25 euros la noche pero si eres de los que tiene miedo a los terremotos o a cosas que se salen de los sitios no te la recomiendo porque la casa, cuando hace viendo, se balancea y no creo que duermas mucho si eso sucede cuando estés por la noche en ella, más que nada por el temor a que se acabe cayendo.

Por ahora no sabemos que vayan a hacerse más casas, o graneros como es el caso) con este mismo sistema aunque sería curioso ver una casa de este tipo en nuestro país y seguro que llamaría la atención. Incluso muchos serían los que quisieran pasar una noche, tanto los atrevidos, que querrían una noche de mucho viento, como los más aventureros por ver que, tras tus pies, no te sostiene nada para que caigas al suelo.

Vía: Yahoo viajes