bedroom

Hoy quiero transmitiros una idea de decoración para las habitaciones, una forma original donde las haya porque se trata de pintar una habitación con dos colores.

Supongo que sabrás que los pintores profesionales suelen comentar que en las habitaciones que se quieran de color, el techo ha de ir de blanco para que resalte sobre lo demás que haya en la habitación y también para darle luminosidad (ya que los colores tienden a robar esa luminosidad de las habitaciones).

Sin embargo, nosotros vamos a ir más allá y te planteamos que hagas la prueba en una de tus habitaciones. En mi caso ha sido mi habitación. Siempre ha estado pintada en un color azul excepto el techo que va blanco. Y ahora, tiene dos colores. De las cuatro paredes que se suelen tener, dos de ellas van en azul y las otras dos en blanco de manera que una es el contrario de la otra y conseguimos así un efecto diferente con el mobiliario.

Además, para que no se vea tanto contraste (porque es cierto que parece que es que te has quedado sin pintura y has aprovechado otra que tenías), lo mejor es coger una esponja o un cartón dándole la forma que queramos y estampar en las paredes divertidos motivos (es una forma por ejemplo para decorar una habitación infantil con las siluetas de sus personajes favoritos).

De esta forma, si la pared es azul, las siluetas irán en blanco, y lo contrario si la pared es en blanco. Esto consigue así que la habitación se personalice mucho más y aunque pienses que puede quedar mal siempre se está a tiempo de rectificar cuando hablamos de pintura y, a decir verdad, aunque puede resultar llamativo y no gustar a todos, mientras te guste a ti que para eso es tu habitación, es más que suficiente.