euribor

Una de los indicadores que se tienen más en cuenta a la hora de mirar la hipoteca y de saber el cálculo de las mismas es el Euríbor, uno de los más utilizados por la mayoría de los bancos y que normalmente varía de un mes para otro.

Desde hace unos meses el Euribor ha ido registrado algunas subidas y bajadas pero este ha sido el cuarto mes consecutivo en el que el Euribor ha registrado una subida situándose ahora mismo a finales del mes de julio en el 1’373%.

Este incremento tiene una consecuencia, beneficiosa para unos, y no tanto para otros: abaratamiento leve de las hipotecas que se contrataron hace un año (cuando el Euribor era del 1’412%).

¿Qué quiere decir esto? Pues que hablamos de calderilla, de poco dinero de diferencia. Por ejemplo, una hipoteca de 150.000 euros podríamos tener un descuento de 3 euros mensuales (vale, a la larga son muchos euros pero no notarás la diferencia mes a mes).

Los especialistas ya empiezan a hacer predicciones para estos meses que nos quedan del año siendo, la verdad, bastante partidarios en que el comportamiento siga así porque consideran que el Euribor va a seguir subiendo y que a finales de octubre podría llegar al 1’4% mientras que podría terminar el año con un Euribor del 1’5%. Lo que habrá que ver es si eso beneficiará en algo a los miles de personas que tienen una hipoteca (y no las claúsulas que impiden beneficiarse de estos logros).

Por ahora estos cuatros meses anteriores de ascenso del Euribor no han estado mal, va subiendo poco a poco. El problema radica en que muchos firmaron clausulas que los atan con otros indicadores (que son más caros) o bien que no se basan en el Euribor por lo que, aunque sea una ventaja mínima, no pueden beneficiar.

Imagen