Son miles las personas que han sido afectadas por la suspensión de pagos que realizó hace un par de meses la inmobiliaria Martinsa-Fadesa, y todavía no se les ha comunicado la situación en la que se encuentran, es decir, si las cantidades económicas adelantadas que aportaron a la inmobiliaria se encuentran avaladas.

Adicae (Asociación de usuarios de bancos, cajas de ahorros y seguros), solicita que se informe sobre la situación a las más de 12.000 familias afectadas de nuestro país, tienen derecho a saber qué ocurrirá con ese dinero entregado a cuenta para poder ejercer sus derechos y adoptar las medidas oportunas.

En total eran 12.500 viviendas las que se encontraban pendientes de ser entregadas a los compradores, pero la crisis vivida en julio ha truncado las expectativas de muchas familias. Martinsa-Fadesa no ha informado, pero tampoco se ha reunido con la plataforma que representa a los afectados para informarles sobre la situación y conjuntamente buscar una solución.

No se puede dar la espalda a los problemas y menos a los compradores que esperan una solución, con ello lo que se consigue es un aumento de la desconfianza hacia el sector inmobiliario. Las obras están paralizadas completamente y las familias siguen esperando, la imagen de Martinsa-Fadesa se verá seriamente degradada, de eso no hay duda.

Vía | Europa Press
Más información | Adicae