Parece que el Gobierno español ha tomado medidas inmobiliarias ineficaces, los esfuerzos por promocionar las viviendas públicas no han servido de nada. Recordemos que durante las elecciones, Esperanza Aguirre prometía 150.000 viviendas públicas que serían entregadas en 2011 (sólo se han entregado hasta el momento unas 2.000) y que los promotores inmobiliarios reducirían su margen de beneficios significativamente con estas viviendas, pero al menos continuarían su labor y podrían hacer frente a sus deudas.

¿De qué sirve construir viviendas públicas más baratas si las entidades financieras cierran al máximo los grifos?, las viviendas siguen siendo poco accesibles, sobre todo para quienes tienen menos recursos y necesariamente deben depender de un crédito hipotecario para poder comprar. Las entidades financieras no quieren arriesgarse y no conceden créditos, incluso en un informativo de televisión podíamos ver como una pareja a la que le habían concedido una VPO, debía renunciar al inmueble porque ninguna entidad les concedía el préstamo, y eso que ambos trabajaban y podían pagar sobradamente las cuotas.

Es evidente que las medidas inmobiliarias tomadas por el Gobierno son totalmente ineficaces. Éste debería haber llegado a un acuerdo con las entidades crediticias antes de haberse lanzado a la construcción de vivienda pública. Según la Asociación de Promotores Constructores de España, lo que no había ocurrido antes con la vivienda protegida, sucede ahora, la vivienda protegida sufre totalmente la consecuencia de la crisis inmobiliaria.

Ya lo decíamos en el post en el parón inmobiliario las entidades financieras son responsables, los agentes de la propiedad inmobiliaria culpaban a las entidades financieras del parón inmobiliario que se está viviendo, ¿acaso no era consciente el Gobierno de ello?

Otra medida impulsaba por el Gobierno también parece hacer aguas, el Instituto de Crédito Oficial (ICO), dependiente del Ministerio de Economía, pensaba titularizar las hipotecas (convertir determinados activos, generalmente préstamos, en valores negociables en el mercado) hasta alcanzar los 15.000 millones de euros, quería convertir las deudas en un solo producto financiero, dándoles la credibilidad del Ministerio de Economía y venderlas en el mercado. Los expertos indican que el ICO prestará dinero a quienes tienen más difícil el acceso a las viviendas. El ICO sustituiría a las entidades financieras por el momento, pero el aumento del paro y los problemas asociados aumentarán los impagos.

El problema es bastante complicado y hasta el momento, las soluciones adoptadas no sirven de nada, el precio del dinero continúa subiendo y el mercado bajando, parte de la solución podría pasar por llegar a un acuerdo con las entidades crediticias, algo bastante improbable por el momento. Como hemos dicho en otras ocasiones, parece que el Gobierno español está esperando un milagro y que se resuelva el problema sin que tenga que mover ficha.

Vía | Diario Exterior
Más información | 20 minutos