El Gobierno del Reino Unido acude en ayuda del sector inmobiliario, algo evidente teniendo en cuenta el gran desplome que ha sufrido este sector, de hecho, está sufriendo la peor crisis de los últimos 18 años.

Recordemos que son varias las inmobiliarias que se están reestructurando cerrando oficinas y reduciendo personal para intentar mantenerse a flote mientras dure la crisis.

El Gobierno del Reino Unido ha tomado diversas medidas con las que se pretende activar la venta de inmuebles y reactivar a las inmobiliarias en el sector bursátil, la supresión de un impuesto en la compra de las viviendas y diversas ayudas para mejorar el acceso a la compra de inmuebles.

Lo cierto es que las inmobiliarias del Reino Unido continúan cayendo y los inmuebles siguen reduciendo el precio de venta, el salvavidas lanzado por el Gobierno podría no soportar la presión inmobiliaria y ser ineficaz.

Mañana entrará en vigor la medida que permitirá eliminar el actual impuesto que gravaban las compras de las viviendas con un 1%, un 3% o un 4%, dependiendo del valor de venta. Por otro lado, un fondo de 1.242 millones de euros será destinado a facilitar la compra de una vivienda.

Sin embargo, no parecen ser ayudas muy eficaces, sobre todo teniendo en cuenta que quienes tienen una de las llaves que puede reactivar el mercado inmobiliario son las entidades financieras, y éstas han cerrado los grifos a cal y canto.

Ahora la atención se centra en la bolsa de Londres y se espera que mejoren las cotizaciones de las empresas inmobiliarias del país, si la crisis se agrava, estas “pequeñas ayudas” no servirán de nada.

Vía | Cinco Días