Según un comunicado de la consultora Jones Lang LaSalle, España gana en transparencia inmobiliaria al pasar del puesto número 18 que ocupaba en el año 2006 al actual puesto número 16. Se trata de una lista sobre el índice de transparencia inmobiliaria a nivel mundial que elabora esta consultora y en la que se analizan 82 países.

Los valores de la transparencia inmobiliaria vienen dados por la ausencia o la presencia de la corrupción, la legislación existente en el país con respecto a temas inmobiliarios, las normativas que rigen el sector, las publicaciones realizadas sobre la situación real del mercado, etc. Son muchas las variables a tener en cuenta, el informe indica que la mejora que ha sufrido España se debe a la mayor disponibilidad de información y la profesionalización del mercado.

Es posible, y más al saber que miles de inmobiliarias no profesionales han tenido que cerrar, además la falta de profesionalización implicaba las operaciones dudosas y poco transparentes. Hemos ganado en calidad inmobiliaria, pero en lo que respecta a negocio inmobiliario, se ha perdido mucho.

Según el estudio, las puntuaciones mejoradas por algunos países se deben a la reducción de los obstáculos normativos y legales, a los movimientos transfronterizos de capital y a la instalación de empresas.

La subida de puestos en la lista pasará desapercibida por el sector, ahora son otros los temas que más preocupan. La transparencia inmobiliaria es importante, pero si no hay negocio inmobiliario de poco sirve.

Vía | Finanzas
Más información | Jones Lang LaSalle