Hace unos días conocíamos un informe elaborado por Deutsche Bank en el que se indicaba que hasta dentro de tres años no se recuperaría una situación de equilibrio en lo que respecta a las ofertas y demandas del sector inmobiliario. Las aguas se encuentran bastante revueltas y una serie de condiciones no permiten que el agua vuelva a su cauce.

Deutsche Bank auguraba una fuerte recesión del sector para el próximo año, además de augurar un agravio de la situación en los próximos años, pues bien, hoy conocemos un nuevo informe de Deutsche Bank en el que indica que nuestro país está viviendo uno de los periodos más difíciles de los últimos tiempos (tampoco es una novedad).

El banco vaticina un reajuste del precio de los inmuebles de un 20% más bajos con respecto a los que se barajan actualmente, pero esto en términos nominales, ya que si se elimina la inflación, la reducción se situaría en torno al 35%.

El informe es bastante dramático y apunta un esfuerzo por parte de la administración en cambiar el patrón de crecimiento, ya que hoy por hoy el sector inmobiliario no puede ser el sostén. De todos modos, también hay que decir que los analistas de Deutsche Bank no las tienen todas consigo y estos datos pueden variar significativamente.

La situación que pronostica el informe del banco es mucho más dramática que la situación que se vivió en España a principios de la década de los 90, entonces los precios nominales cayeron en un 1,3%, un dato bastante alejado del pronostico dado. Los analistas de varias entidades coinciden en muchos puntos, pero difieren un poco en cuanto al valor real de la reducción de los precios o el cierre de la inflación.

Al final conoceremos, como es evidente, los datos reales, pero hay que tener en cuenta que las previsiones, en lo que a economía respecta, afinan bastante.

Vía | El País
Más información | Cotizalia
Más información | El Mundo