Según un informe proporcionado por Deutsche Bank, el sector inmobiliario de nuestro país todavía tardará hasta tres años en recuperar una situación de equilibrio entre las ofertas y las demandas.

Actualmente la demanda ha caído drásticamente y la oferta se encuentra a rebosar, como añadido, cabe destacar que los precios actuales todavía bajarán más, la caída de precios en el presente año puede alcanzar hasta un 8%. Lógicamente quienes quieran adquirir un inmueble preferirán esperar, con lo que todavía se puede agravar más la situación para el mercado inmobiliario.

Las aguas tenderán a normalizarse, aunque según este informe, los dos próximos años volveremos a asistir a nuevas caídas de precios que alcanzarán en algunos casos hasta el 10%. Un dato que apunta el informe de Deutsche Bank muestra que el ajuste esperado para dentro de tres años podrá dañar seriamente a la economía, ya que el sector residencial representa el 9,5% del PIB español.

Como decíamos antes, muy poca demanda y demasiada oferta, más de un millón de inmuebles esperan ser adquiridos, es una situación que obliga a no iniciar nuevas obras que sólo terminarían engrosando el volumen de la oferta. De hecho, se calcula que la tasa de iniciación de nuevas viviendas se reducirá drásticamente alcanzando hasta un 50% en este año.

Deutsche Bank augura una recesión para el próximo año, si es así, la situación podría agravarse más y los pronósticos dados para el 2009 y el 2010 podrían encrudecerse. La verdad es que no son buenos tiempos para el sector inmobiliario y esperar a tiempos mejores no es la mejor solución. Se hace necesario actuar y buscar nuevas alternativas, pero no sólo por parte de las empresas del sector inmobiliario, el Gobierno español debería implicarse un poco más y ayudar a mejorar la actual situación.

Vía | El Mundo