Para la gran mayoría de los que vivimos en una de las sietes grandes Áreas Metropolitanas existentes en España, la pérdida de tres cuartos de hora de viaje en cada desplazamiento de ida o vuelta al trabajo es algo normal y con tendencia a crecer, pues las mejoras en medios de transporte público, como el tren de cercanías va siempre a la zaga de los embotellamientos, lentitudes e impuntualidades que inevitablemente genera la masificación de los servicios.

Por otra parte, distintas medidas que tratan de disuadir del uso de medios de transporte privado, unidas a la tendencia actual de situar las oficinas en áreas de negocios alejadas del centro, hacen que el desplazarse desde una barriada dormitorio a un polígono empresarial, pueda tornarse en muchos casos, en una auténtica tortura, aun suponiendo que ambos puntos, se encuentren perfectamente conectados con el centro, lo que en bastantes casos tampoco es cierto.


Aun hay más, el precio de comer fuera de casa se ha disparado en relación a los sueldos. La, en otro tiempo, habitual comida en un restaurante casero próximo a la oficina, se ha sustituido por la tartera recalentada, comida de cualquier forma en el cuarto de la fotocopiadora, o como mucho, en un “tentempié fast foot”, comida depié, en un hamburguesería o en un banco público, si el tiempo lo permite.

Pese a las recomendaciones medicas de continuar con la “dieta mediterránea”, la realidad se impone y el trabajador se ven hoy impelido a elegir entre deglutir una comida rápida, o comer el contenido de una tartera recalentada, lo que a la larga, merma su salud, mas aún, si se necesita seguir cualquier tipo de régimen alimenticio, algo que aumenta su incidencia con la edad.

Esta realidad, ha obligado a buscar alternativas. Las empresas son conscientes que pierden muchos buenos empleados por la dificultad que encuentran para conciliar trabajo y vida familiar y porque una parte cada vez mas importante de su sueldo, se les escapa en ir y comer en su puesto de trabajo, Por ello cada día más y más empresas buscan la alternativa que permitan al trabajador realizar al menos parte de su trabajo desde su propio domicilio Los modernos sistemas de comunicación y los avances en la movilidad informática hacen factible y barato abrir el puesto de trabajo de un empleado allí donde se requiera..

Grandes compañías como IBM o Telefónica, llevan ya años experimentando y permitiendo esta modalidad de trabajo a áreas cada vez más extensas de sus empleados y a esta tendencia se unen cada día nuevas empresas, dejando de ser noticia anuncios como el actual de PricewaterhouseCoopers sumándose a la tendencia.

Si bien actualmente siguen siendo minoría las empresas que adaptan este sistema y en general centradas en el reducido grupo de las grandes corporaciones, se muestran una tendencia clara que más pronto o más tarde puede llegar al grueso de compañías generando un movimiento generalizado de imprevisibles consecuencias, que repercutirá en múltiples órdenes de la vida actual y en especial y en gran medida, en el mundo inmobiliaria.

¿Qué consecuencias habrá para el Sector Inmobiliario, si tan solo un décimo de los empleados, pasan a trabajar en sus propias casas, en vez de desplazarse diariamente a lugares situados a decenas de kilómetros?.

En mi opinión esta pregunta da lugar no a una respuesta, sino mas bien a un nuevo conjunto de preguntas:

    ¿Están preparadas las viviendas para poder trabajar en ellas?.

    Si ya no hay que ir, (salvo contadas veces), a la oficina ¿Qué mas da vivir a 25 km. que a 70 km. del centro?.

    Y si se puede vivir a 70 Km. ¿Se podrá vivir a 200 Km. o a 6.000 Km.?.

    ¿Como conseguir un ambiente de productividad que incite al trabajo dentro de un hogar?.

    Que pasa con las relaciones de compañerismo y de fidelidad a un grupo que se crean en las oficinas ¿Existirá un compañerismo digital o solo una despiadada competencia entre empleados?.

    Centros empresariales como la Ciudad de la Banca, o La ciudad de Telefónica, ¿tienen futuro, o sus días están contados?.

    Como se distribuirán geográficamente las viviendas de la población en el futuro, ¿en pequeños núcleos densos de población, o en extensos centros de baja densidad?.

    ¿Cual es el porvenir de los centros de las urbes?.

En sucesivos post trataremos de profundizar sobre cada uno de estos interrogantes

Fotografía tomada de Flickr autor Infografía

Nota.- Este post pertenece a la serie Teletrabajo del que hasta el momento se han escrito los sisguiente números.

Capitulo 1 – Trabajar en casa, perfecto. Pero donde, ¿sobre la cama?
Capitulo 2 – ¿Y si te dicen a tí, que puedes trabajar desde tu casa?
Capitulo 3 – Deshojando la margarita, en la ciudad o en el campo