Puerta de garajeEn CienLadrillos, ya hemos comentado acerca de la importancia de detectar posibles problemas de ruido cuando vamos a adquirir una nueva vivienda. Hay muchos factores involucrados, y nos encontramos con el agravante de que el ruido es un enemigo invisible y que no deja huellas de su paso. En una ocasión anterior recopilamos algunas recomendaciones para detectar probables causas de molestias acústicas en el entorno de las viviendas. Hoy nos centraremos en la ubicación y orientación de las mismas, así como en los elementos e instalaciones comunes.

La Ubicación

En un mismo bloque de pisos, nos podemos encontrar remansos de paz e infiernos acústicos. Siempre hay diferencias de aislamiento de una vivienda a otra de un mismo edificio, e incluso de una habitación a otra del mismo piso. Así que si además tenemos en cuenta factores como ascensores, otras instalaciones comunes, dormitorios interiores o exteriores, con vistas a calles o a recintos privados, etc., es fácil ver que el tema es rico en detalles. Estos son sólo algunos consejos:

  • ¿Vistas o sueños?: Los dormitorios no deberían estar situados en las fachadas más expuestas al ruido. Si hay un flujo de tráfico importante en las inmediaciones, deberían ser cocinas y baños las que estuvieran en la fachada más afectada. Por tanto, quizás sea mejor una vivienda con dormitorios orientados al interior de la urbanización que al exterior, aunque las vistas no sean tan bonitas.
  • Radio Patio puede tener el volumen muy alto: Un dormitorio interior puede ser una bendición en entornos muy ruidosos debido a tráfico intenso, pero los patios de luces tienen sus propios problemas. Son desgraciadamente frecuentes las preinstalaciones de aire acondicionado diseñadas para colocar las máquinas en los patios, lo que produce mucho ruido frente a las ventanas de los dormitorios (deberían ir a la cubierta). Si en plantas bajas hay locales comerciales, se suelen instalar chimeneas, extractores de humo, etc. Y por su naturaleza, actúan casi como cámaras reverberantes.
  • Under pressure: Cada conjunto residencial suele tener al menos un grupo de presión de agua potable. No sé por qué, pero parece que pocos en este país saben cómo instalar un grupo de bombas sin que transmita ruido. Bancada con apoyos elásticos y elementos flexibles en las tuberías de entrada y salida, parece sencillo, pero ya he dejado de contar los que he visto mal puestos. Por si acaso, aléjate si puedes de los cuartos de instalaciones comunes.
  • Ni muy bajo…: La primera planta suele estar sobre un local comercial, que podría (o no) producir ruidos. Además, está más expuesta al ruido de tráfico, por simple razón de distancia al origen del ruido. De todas formas, estas suelen ser las que más problemas tienen, como comentaré cuando hablemos de puertas y actividades un poco más tarde.
  • …ni muy alto: Pero la última planta podría estar junto a instalaciones comunes, como el cuarto de ascensores, que si están mal aisladas pueden ser mucho peores. Consulta también si la preinstalación de aire acondicionado está diseñada para que las unidades exteriores vayan en la terraza, porque una mala ejecución de las mismas podría causar ruidos de origen vibratorio en tu vivienda.
  • Esa puerta, que hay corriente: La puerta del bloque es muy peligrosa, porque está cerrándose las 24 horas. Suele dar portazos a cada instante, así que vigila que su cierre sea silencioso o elige una vivienda que esté lejos de ella. Piensa a largo plazo, con el paso del tiempo se irá deterioriando y cada vez será más ruidosa.
  • Parking libre: Pero lo peor son las puertas de garaje, puesto que aunque la apertura y cierre sean silenciosas, que no siempre lo son, está el tema de los motores de los vehículos entrando y saliendo. Al estar generalmente en sótanos, los conductores necesitan pegar acelerones en marchas bajas. Pero además estas puertas suelen ser muy pesadas, por lo que a menudo producen vibraciones que se transmiten vía estructural. Para descartar este problema, si te es posible quédate en un dormitorio, cierra puertas y ventanas, y escucha la apertura y cierre de la puerta. Si escuchas algo, piensa en lo que supondría eso a las 4 de la mañana de un miércoles cualquiera. Pista: si hay extractores de humos, que no estén bajo tu casa. Otra pista: puertas correderas, con raíles, generalmente mala idea.
  • Todas las tiendas a mano: hay muchas actividades que son susceptibles de ser más ruidosas que un bar de copas, y muchas no lo parecen. En general, huye de cualquiera que tenga una persiana metálica antigua, suelen ser muy ruidosas. Evita las panaderías con obrador, puesto que podrían producir ruidos a altas horas de la madrugada. Las carnicerías, supermercados y tiendas de congelados suelen tener instalaciones de frío, que también son candidatas a ser molestas. Un bar de tapas con terraza exterior es de las peores cosas que puedes tener bajo tu ventana (¡y legal, si pagan la licencia de terraza a tu ayuntamiento!). Un bar con tele donde ver el fútbol producirá golpes y arrastre de mesas y sillas, y si no tiene aislamiento a impactos lo escucharás como si estuvieran en tu casa. A todas estas actividades se les exige, en buena lógica, menores aislamientos que a bares con música, pero por desgracia a veces no el aislamiento suficiente.

En CienLadrilos, más consejos para detectar problemas acústicos antes de comprar una vivienda: El Entorno.