En Chile el gobierno pretende luchar contra el chabolismo, pero puede destinar a ellos unos recursos claramente insuficientes.

En vista de lo cual, las viviendas que se construyen para realojar chabolistas, no suelen ser en realidad, mas que chabolas disfrazadas, que no llegan a ser apreciadas por quien las reciben, por lo que en poco tiempo se deterioran, maltratadas y no mantenidas por sus mismos habitantes.

Aparecen con ello, en los extrarradios de las ciudades, guetos de miseria del que todo el que puede escapa, iniciándose un proceso de selección inversa, los pobladores más emprendedores, útiles y socialmente rentable de esas barriadas, emigran, aumentando la proporción de habitantes inadaptados, inútiles o antisociales, condenado con ello a esos barrios a caer irremediablemente en la cloaca de la miseria, abandono y marginación social.

Es un proceso, característico, no solo de Chile, sino de todos los países que no tuvimos en el momento de la emigración masiva del campo a la ciudad, la capacidad económica suficiente para dotar de vivienda dignas a quienes llegaban, las cada vez mas grandes ciudades, se rodearon de un cinturón de chabolas, y de peligrosos barrios marginales que han caracterizado el nacimiento de la pujante vida ciudadana que caracterizó el siglo XX..

Por desgracia se malbarata con ello,el mayor esfuerzo que el Estado realiza en beneficio de los ciudadanos más pobres. En ningún otro proyecto se pone a disposición de los más necesitados tanto importe por familia, como el que se utiliza en proyectos de erradicación del chabolismo, sin embargo, rara vez ese gran esfuerzo del conjunto de la sociedad, consigue dar un buen fruto.

La razón siempre es la misma. Como el dinero, aun suponiendo mucho gran sacrificio para la nación, es escaso, solo se pueden construir unas casas que no cubren los mínimos requerimientos de sus habitantes, pues se construyen con uno de los siguientes criterios:

Hacer viviendas unifamiliares, en pequeñas parcelas, que aun utilizando lotes mínimos, aprovecha el suelo de forma extremadamente ineficiente; En consecuencia, hay que buscar terrenos que cuesten muy poco y gastar poco o nada en equipamiento. Esos terrenos están normalmente en las periferias, en lugares marginados y alejados de cualquier servicio público, comunicaciones, colegios, etc. pues precisamente por ello, tienen un bajo precio.
|
Si para hacer un uso más eficiente del suelo, se reduce el tamaño de la parcela hasta igualarlo al de la casa, lo que obtenemos, más que eficiencia, es hacinamiento, viviendas pequeñas pegadas unas a otras, sin casi calles ni espacios libres. Barridas exentas de espacio vital como ciudad, sin servicios urbanos espacios libresdonde la creciente poblacion hacinada en casas reducidas pueda explayarse. .

Pese a todo, esta topología guarda una gran ventaja, como las casas que construimos son mínimas, los habitantes, de forma legal o ilegal, tienden a ampliarlas bien horizontalmente, cubriendo la parcela que han recibido, o verticalmente elevando un segundo piso sobre su vivienda, hasta conseguir unas viviendas con un tamaño más aceptable. Queda pues resolver el problema de estar situadas en barrios marginales, apartados de las ventajas y oportunidades que ofrece una ciudad y sobre todo lejos de los puestos de trabajo a los que esa población tiene que acceder, son por tanto, barrios no deseados como lugares para vivir.
|
Si para conseguir terrenos mas apreciados, buscamos terrenos más cotizados, o gastamos en mejorar la infraestructuras para dotarlos de un mínimo equipamiento que los haga apetecibles, tendremos que ahorrar construyendo en altura, los edificios resultantes no permiten que las viviendas pueda crecer mi horizontal ni verticalmente, es decir estamos creando una barriada de viviendas, que quizá este mejor situadas, pero donde nunca se alcanzará el suficiente espacio vital para contener dignamente una familia, por lo que serán a la larga, viviendas con población hacinada que como en los caso anteriores debern sufrir el poco aprecio de sus moradores.

¿Que solución queda cuando el dinero solo da para construir con decoro la mitad de una casa en lugares aceptables?..

Esta misma pregunta se la hizo en Chile el Estudio de Arquitectura ELEMENTAL cuando recibió el encargo de hacer viviendas para chabolistas en la ciudad de Iquique, el viejo puerto de embarque del guano o Nitrato de Chile. Dejemos que ELEMENTAL nos describa como se enfrentaron este proyecto:.

¿QUÉ HACEMOS ENTONCES?
|
Lo primero que hicimos fue cambiar la manera de pensar el problema: en vez de diseñar la mejor unidad posible de US$ 7500 y multiplicarla 100 veces, nos preguntamos cuál es el mejor edificio de US$ 750.000 capaz de albergar 100 familias y sus respectivos crecimientos.
|
Vimos que un edificio bloquea el crecimiento de las viviendas. Eso es cierto, salvo en el primer y en el último piso; el primer piso siempre podrá crecer horizontalmente sobre el suelo que tiene cerca y el último piso siempre podrá crecer verticalmente hacia el aire.
|
Lo que hicimos entonces fue hacer un edificio que tuviera sólo el primer y el último piso.

Lo que ofrece ELEMENTAL es construir en una lugar aceptable de la ciudad, lo que el dinero les permite, medias viviendas, pero de forma suficientemente porosa para que queden huecos, donde posteriormente sus propietarios, cuando puedan y frecuentemente mediante uso de la autoconstrucción, puedan ampliar su vivienda, ocupando los huecos dejados libres exprofeso. En vez de hacer una casa pequeña (en 30 m2 todo es pequeño), se optó por proyectar una vivienda de clase media, de la cual solo se entregaba la mitad, que era para lo que daban los fondos. Se construyeron bajos de 34 m2 ampliables a 70m2 y duplex con 27 m2 construidos ampliables a 72 m2. Estos son los planos de lo que construyeron.

Lo realmente maravilloso de la solución, es que los pobladores, en ves de triturar y maltratar lo recibido, se esforzaron por mejorarlo y complementarlo con unos resultados que superaron cualquier posible previsión inicial. Comparen las fotografías de lo que recibieron y en lo que lo habían transformado en tan solo dos años de vivir en ellas. Por fin el esfuerzo de la sociedad había dado frutos y multiplicado su valor inicial. Vean en las fotografías el cambio de los exteriores e interiores de las viviendas en tan solo dos años de existencia.


Hoy que en España nuevamente tenemos que reiniciar la lucha contra el chabolismo para tratar de dar una vivienda digna a los 4.000.000 de inmigrantes que hemos recibido,.soluciones como estas deben ser estudiadas por quienes luchan en este frente, son una posible solución, para dotar de vivienda digna al máximo de personas que hoy viven en chabolas, con las recursos, siempre insuficientes, que la sociedad puede destinar a este fin.

No obstante una solución parecida, pero adaptada a diferentes posibilidades económicas, pudiera ser también solución acertada para dotar de viviendas a otro colectivo que tampoco tienen en España acceso a la vivienda, el colectivo de jóvenes, que hoy no puede abandonar el domicilio paterno por carecer de lo suficiente para comprar la primera vivienda. De eso hablaremos en el siguiente capítulo

Enlaces relacionados

Continuación de este artículo
Web de Elementel Elemental Proyecto Iquique

Alejandro Aravena en Quintos Encontros de Arquitectura Interesantísima conferencia del Director de ELEMENTAL sobre las ideas que dieron lugar al proyecto.

Documentary of Quinta Monroy Project in Iquique, Chile Entrega de las viviendas y cuestasa los realojados de Iquique Parte está en en Inglés, pero las contestaciones con la gente están en español.