Viaducto de MillauSegún las estimaciones de Seopan, la patronal de las grandes constructoras, las próximas elecciones de Marzo, sumado a la disminución prevista de fondos europeos de desarrollo y el periodo de adaptación de la nueva Ley de Contratos, significarán una posible frenada brusca en los proyectos de obra pública licitados por el Estado. ¿Cómo afecta esto al sector inmobiliario residencial?

Si se reducen los proyectos licitados por la Administración, se complica el que las constructoras puedan refugiarse en el sector de las infraestructuras públicas mientras arrecia el temporal en la construcción residencial, del que Julián Núñez, vicepresidente de Seopan, ha estado desgranando algunos datos estadísticos muy significativos en el III Encuentro Sectorial de Infraestructuras.

Según los datos presentados por Seopan, la construcción redujo su crecimiento en 2007 hasta el 4%, en comparación con el 6% alcanzando el año anterior. Sin embargo, el alza en los precios permitió que la aportación al PIB aumentara más en 2007 (18%) que en 2006 (17.8%). Pero el portavoz de la asociación destacó que en el último trimestre se ha detectado una “tendencia claramente descendente” en cuanto a contratación se refiere, lo que consideran como signo inequívoco de un cambio de ciclo.

El observatorio de la construcción de Seopan expone que unas elecciones siempre suponen un freno en la promoción de obras públicas, que ellos estiman en un 15%. No hace falta ser muy listo para darse cuenta de que no interesa dejarle a punto de caramelo según qué proyectos a un posible sustituto, para que sólo tenga que llegar y apuntarse el tanto. Por poner un ejemplo, la licitación de VPOs es uno de esos temas que no gusta arriesgar a que otro se haga la foto poniendo la primera piedra.

La nueva Ley de Contratos modifica el procedimiento que se sigue para la licitación de concursos públicos, y ante cualquier cambio de ley siempre hay puntos conflictivos o confusos que producen retrasos en la adaptación.

En cuanto a los fondos europeos, con la entrada de nuevos países en la Unión, nos encontramos que hay otros que necesitan más fondos de desarrollo que nosotros. Tras varios años sacando partido de los fondos europeos, si no hemos sabido ponernos al día y valernos por nosotros mismos, es ya cosa nuestra. Ahora les toca a otros obtener un impulso económico para acercarse a Europa. Seopan calcula que el Gobierno que se forme en Marzo deberá invertir 21.300 millones de euros para mantener la tasa de crecimiento de inversión en obra pública, ahí es nada.

En resumen, un nuevo quebradero de cabeza para el sector de la edificación.

Vía: Urbanoticias
Más información: Intervención de Julián Núñez en el III Encuentro Sectorial de Infraestructuras
En CienLadrillos: Desaceleración inmobiliaria, consecuencia esperada y deseada, Demasiada información catastrofista en el sector inmobiliario