Últimamente se oye hablar mucho del Calor Azul como una solución alternativa a las formas tradicionales de calefacción,. Como desconocía de que se trataba, he hecho las convenientes pesquisas y lo que he descubierto sobre este sistema de calefacción es lo siguiente:

Calor Azul, Una marca registrada

Calor Azul es una marca registrada por la empresa ACESOL, marca que utiliza para referirse a unos radiadores eléctricos. Esos radiadores son unos convectores de fluidos que toman la energía de la corriente eléctrica y la difunden por la habitación mediante un radiador de aluminio lleno de un líquido convector, también patentado por la empresa con el nombre SolAzul, por tanto debe quedar claro que el Calor Azul es una marca comercial de unos determinados radiadores eléctricos.

El éxito de esta compañía ha llevado a aparecer imitadores que utilizan indebidamente el nombre de Calor Azul para referirse a otros radiadores eléctricos basado en el uso de un fluido para difundir el calor por el radiador, en cierta medida semejantes a los que legitimamente itilizan ese nombre.

Resalto que el Calor Azul es un marca y no un nuevo principio de calefacción. Para entendernos, son los tradicionales radiadores de aceite de toda la vida. Ahora bien, pese a que el principio en que se basan es conocido de antiguo, parece ser que la empresa ACESOL se ha esmerado por aplicar a sus radiadores una serie de mejoras que aumentan de forma sensible su rendimiento.

Diseño acertado

La primera ventaja está en su diseño, que al igual que los radiadores tradicionales mas modernos, utiliza para la carcasa el aluminio estruído, que une a su resistencia a la corrosión, un magnífico coeficiente de transmisión térmica, por lo que consiguen trasmitir la temperatura del interior del aparato al exterior con el mínimo de pérdida .

Por otra parte su forma, igualmente en línea con los más modernos diseños, forma unas chimeneas que facilitan la circulación del aire por su interior, sin necesidad de usar las siempre ruidosas turbinas. Desde la parte inferior del aparato, donde se encuentra el aire más frío, el aire asciende por el interior al calentarse, saliendo por la parte superior del radiador, generando una corriente de aire que ayuda a difundir el calor del aparato por toda la estancia.

Fluido interno patentado

Interiormente esta relleno de un fluido patentado que llaman SolAzul que imagino, pues realmente lo desconozco y ellos no lo indican,que es algún tipo nuevo de aceite mineral, quizás con partículas en suspensión, que parece mejorar las prestaciones de los aceites minerales utilizados tradicionalmente, No sabiendo su composición no me es posible asegurar que tal cosa se haya conseguido, de ser así la mejora consistiría en ser un fluido menos viscoso para el rango de temperaturas de trabajo con el fin de facilitar su movimiento por el interior del aparato, de alta inercia térmica para acumular el mayor número de calorías por unidad de volumenr y con gran variación de densidad en función de la temperatura, de modo que se creen con facilidad corrientes de convección, para trasladar el calor desde las resistencias eléctricas al exterior del aparato.

Sofisticado temporizador

Complementan el radiador con un complejo sistema de programas de control de temperaturas en función de la hora y día de la semana y un sofisticado control de la temperatura tanto del aparato como de la calefacción que controla al milímetro el consumo eléctrico conectando y desconectando automáticamente la energía en función de las necesidades.

No hay milagros

Si comparamos el consumo entre este sofisticado radiador y el radiador tradicional que solo tiene la posibilidad de encender una o dos resistencias, y con un más que deficiente control de la temperatura interior, es posible que el resultado sea muy favorable a este radiador pues estando los dos enchufado y teóricamente funcionando el mismo tiempo. Puede que el Calor Azul haya estado un 30% menos de tiempo encendido, debido a su mejor eficiencia y control. Si a esto sumamos la posibilidad de programarlo de forma que se apague cuando por lógica no se va a usar esa habitación el ahorro en un día puede ser mucho mayor

Sin embargo, no debemos engañarnos, lo que compramos a la compañía eléctrica es energía y el calor es el resultado del consumo de esa energía. Para obtener cierta cantidad de calorías, debemos consumir cierta cantidad de energía y usemos el sistema que usemos, el consumo de energía será muy parecido. Solo el que un equipo gaste esa energía más juiciosamente, hace parecer que gasta menos, cundo en realidad solo lo hace mejor. Aceptando esa premisa será cuando debamos evaluar si compensa o no poner este sistema de calefacción en particular.

El autentico ahorro no esta en el calefactor sino en el aislamiento que tenga la vivienda y en cuanto se reduzca el derroche energético en calefacción, y eso es independiente del sistema de calefaccion utilizado.

Ventajas de una calefacción eléctrica

En general las ventajas de la calefacción eléctrica frente a el uso de otra fuente de energía son las siguientes::

Sana y limpia

No seca el ambiente ni quema oxigeno, no produce olores, ni residuos, ni gases, ni humos. Por tanto no poluciona el ambiente de la casa ni degrada su entorno, tampoco produce olores ni emite ningún tipo de gases y humos como ocurre con la calefacción de gas butano puesta en el interior de la vivienda o incluso las colocadas en el exterior que polucionan el ambiente donde esta la vivienda. La calefacción eléctrica Utiliza la más limpia de las energías, (aunque ensucia en el lugar donde se genera)

Segura y sencilla

La energía eléctrica, es la más segura y la más limpia y tiene casi asegurado un suministro constante uniforme e ininterrumpido. Precisa un mantenimiento mínimo comparado que exigen otros sistemas ( bombas de calor, calefacción de gasoleo, o gas natural) por otra parte no precisan de depósitos calderas o espacios destinados específicamente a la generación del el calor para su posterior distribución.

Es la más segura de las energía, no explota, ni arde, ni produce humos asfixiantes, así como es la de mayor calidad de control en situaciones de emergencia, desconectar un circuito eléctrico es menos complejo que cerrar el paso del agua, del gas o del gasoleo en caso de avería o emergencia.

Flexible y barata de instalar

Los equipos eléctricos son de fácil y rápida instalación, y si la instalación tiene la sección suficiente, no se necesita para su instalación ningún tipo de obra en la vivienda ( tuberías, chimeneas, baldosas…).

La instalación es flexible y resulta fácil distribuir los puntos emisión de calor de acuerdo con las necesidades permanentes o eventuales que aparezcan sin necesidad de utilizar en los cambios ni herramientas ni operarios especializados..
.