euroNormalmente cuando se habla de las cuentas vivienda se comenta las importantes desgravaciones fiscales que conlleva. Estas, además, no han cambiado en los últimos años, y son de un 15% de las cantidades depositadas hasta un máximo de 9015,18 euros. Es decir, si depositas en un año esa cantidad, te desgravas 1352,28 euros en la declaración de la renta del año siguiente, como ya comentamos alguna vez por aquí.

Pero la cuenta vivienda tiene un límite temporal de 4 años, y si no se compra la vivienda en dicho plazo hay que devolver las desgravaciones, más unos intereses de demora que no son nada bajos. Vamos a poner un ejemplo práctico para que todo quede más claro.

Un contribuyente se abre una cuenta vivienda en septiembre de 2003. Ese año aporta el máximo, 9015,18 euros, y en los sucesivos años aporta lo mismo (en 2004, 2005 y 2006). Por tanto recibió de Hacienda 1352,28 euros cuatro veces (en las declaraciones de 2004, 2005, 2006 y 2007).

En septiembre de 2007 no se compró la vivienda. Y por tanto tiene que hacer una declaración complementaria a todas las anteriores declaraciones para devolver las desgravaciones, si no está obligado a declarar, o en la próxima declaración de 2008 devolver las desgravaciones, si está obligado a declarar.

La cantidad a devolver se calcula de la siguiente forma:

  • Por los primeros 1352,28 euros tendrá que devolver esa cantidad, más los intereses de demora de 2004, 2005, 2006 y 2007. En 2004 dicho interés fue del 4,75%, en 2005 del 5%, en 2006 del 5% y en 2007 del 6,25%. Por tanto por la primera desgravación deberá devolver 1352,28×1,0475×1,05×1,05×1,0625 = 1659,31 euros.
  • Por la desgravación del segundo año pagará 1352,28×1,05×1,05×1,0625 = 1584,07
  • Por la del tercer año pagará 1352,28×1,05×1,0625 = 1508,64
  • Por la del último año pagará 1352,28×1,0625 = 1436,80 euros

En total el contribuyente tendrá que pagar a Hacienda 6188,82 euros. Una cantidad nada despreciable, aunque también es cierto que de no haber disfrutado de estas deducciones el contribuyente ahora mismo no tendría 1352,28×4 = 5409,12 euros, ya que estarían en poder de Hacienda. Total, el coste de haber tenido esta cuenta vivienda y no utilizarla ha sido de 779,7 euros. Y si el contribuyente hubiera metido dichas desgravaciones en una cuenta remunerada o depósito posiblemente habría sacado unos intereses que le ayudaran a compensar este coste, aunque difícilmente se podría contrarrestar los intereses de demora sin asumir riesgos (acciones, fondos de inversión, etc.)

Espero que este ejemplo haya sido ilustrativo.