pisoTradicionalmente el realquiler de habitaciones, con derecho a cocina y baño, se ha dado con mucha frecuencia entre estudiantes, gente que acababa de llegar de los pueblos a las grandes ciudades a trabajar y entre las personas que iban a hacer la mili. Pero en la actualidad el perfil del realquilado se está extendiendo.

No es tan infrecuente ver anuncios en los portales inmobiliarios en los que se alquilan habitaciones pero en los que se pide explícitamente que no sean estudiantes. Son personas que quieren alquilar una habitación pero no quieren un perfil joven y fiestero, sino una persona algo más mayor pero que no puede permitirse vivir solo por motivos económicos.

El País publica hoy un artículo bastante interesante sobre este tema, con ejemplos enrevesados como el de dos hermanos que se compraron un piso a medias, el de una persona que realquila ilegalmente una propiedad que a su vez es alquilada o el de algunas personas que se metieron en una hipoteca demasiado justa y ahora deben alquilar una habitación para hacer frente a los pagos.

Una situación cada vez más frecuente y que sin duda han afectado al panorama inmobiliario español de los últimos años.

Vía | El País