ViviendaComo el mercado inmobiliario se rige por la ley de la oferta y la demanda (o al menos así debería ser) si se consigue que caiga la demanda el precio de los pisos bajaría irremediablemente. La opinión expresada por un lector de “La Opinión de Tenerife” expone que si las familias tuvieran un hijo o ninguno, éstos últimos no necesitarían comprar una vivienda ya que heredarían la de sus antecesores.

Aunque esta es la conclusión más impactante, en realidad en el artículo escrito por el lector subyace una idea mucho más profunda, se trata “de como la sociedad del bienestar es un sistema para hipotecar de por vida a la clase trabajadora”. Afirma que la vivienda se encarecerá siempre mucho más que el poder adquisitivo del ciudadano medio.

Para demostrar su teoría pone un ejemplo que todo el mundo conoce: para comprar una vivienda, alrededor de 30 años atrás, era suficiente con una hipoteca de entre 10 y 20 años a pagar con una sola nómina, ahora las hipotecas son entre 30 y 40 años y a pagar con el sueldo de ambos miembros de la pareja.

El título de este artículo es muy explícito pero simplemente muestra una opinión que hemos encontrado navegando por la web. Cada uno puedo interpretarla como quiera y comentar lo que le parezca conveniente, pero hemos querido hacernos eco de la noticia por sus peculiaridades y su gran impacto sobre la sociedad actual.

Más información | La Opinión de Tenerife