paneles_imitacion_piedra.JPG

Los ambientes rústicos en viviendas nuevas no es que estén de moda, pero siempre hay un sector de la población a la que le atrae esta tendencia, por fortuna, los fabricantes nos sorprenden cada vez con más y mejores calidades, acabados e imitaciones.

Hablamos de los revestimientos interiores, paneles que imitan a la piedra (mampostería), a la pizarra, a la teja, dando a la estancia en la que se instala calidez y personalidad. Bueno es que a nosotros nos gustan, de hecho lo tenemos en nuestra casa, en diversas estancias, por ejemplo en el recibidor al completo y en el resto de estancias tapando los pilares que quedan medio descubiertos.

Los paneles que imitan a la piedra están compuestos de fibra de vidrio y poliéster, proporcionan aislamiento, no les afectan ni las altas ni las bajas temperaturas, no se erosionan ni se pierde su color, por lo que no precisan mantenimiento.

Una ventaja a tener en cuenta es también su fácil colocación, tanto en superficies llanas como en la creación de arcos. Lo que puede ser un inconveniente es el precio, según los bolsillos.

Aunque a estas altura, también se puede contar con revestimiento de piedra natural, pero no hay que colocar una a una, para hacer más sencilla su colocación, van varias piezas enmalladas que encajan perfectamente entre ellas y otras en forma de laja que llevan unidas otras tantas piezas en forma de Z que también encajan a la perfección. Su colocación es mediante cemento cola, igual que se coloca cualquier baldosa. En cuanto a los precios, son similares o inferiores (en algunos casos) a los paneles de imitación.

Más información | Estilo y Hogar
Más información | Cirt Piedra