EuriborA falta de un día para cerrar el dato definitivo (que no puede hacerlo variar más de una centésima) el Euribor a un año de septiembre cierra el mes en el 4,72%, lo que conforma la 24ª subida consecutiva. Esta subida hay que matizarla, puesto que está muy cerca de los datos diarios de hoy, lo que implicaría que ya estamos cerca del final de las subidas.

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la tendencia de los tipos de interés está cambiando. Por un lado el BCE no ha subido los tipos este mes, aunque lo tenía previsto. Por otro la Fed los ha bajado, con lo que añade algo más de presión a Europa para que no los suba. Es decir, a medio plazo el Euribor tiene que situarse entorno al 4,25%.

¿Entonces, por qué no ahora? ¿Por qué con unos tipos al 4% y sin expectativas de subida el Euribor está tan alto? La respuesta está en la crisis financiera. Los bancos no se prestan dinero entre si por las dudas y esto se traduce en una subida no oficial de tipos. Cuando lo que suben son los intereses a un día, el BCE inyecta dinero barato en el sistema. Pero a largo plazo el que marca es el Euribor (ya que los bancos necesitan más dinero que el que ofrece el BCE ya que este último tiene miedo a incrementar la inflación).

En conclusión: a corto plazo el Euribor puede seguir en estos niveles, pero a medio plazo tendrá que bajar. Y si no lo hace es que la crisis es más grave de lo que nos cuentan.

Vía | El País