La lentitud en las ventas de viviendas comienza a cobrarse las primeras víctimas. Si anteriormente indicamos los primeros indicios de paro en el sector y las dificultades por las que pasaban algunas inmobiliarias, hoy toca el turno a los promotores, el Grupo Llanera, importante promotor de la zona de Valencia pasa por graves problemas de liquidez que la impide cumplir sus compromisos con los proveedores, cifrados entre tres y cinco millones de euros.

El Grupo Llanera es un potente promotor y constructor del área de Valencia, que incluso estuvo a punto, hace sólo unos meses, de salir a Bolsa y es uno de los más emblemáticos repersentantes de la nueva generación de promotores. Protagonista de un meteórico crecimiento empresarial que le llevó de facturar en solo seis años de 5,3 millones de euros en el 2000 a 418,6 millones en 2006.

La ralentización de la venta de inmuebles les ha provocado una falta de liquidez que tratan de solventar renegociando su deuda con las cajas de ahorro Bancaja y CAM, proceso que parece complicado, pues según se rumores, Llanera tiene todas las puertas de la banca cerradas, pues si bien el problema es puntual, se teme que la promotor tenga constantes problemas de caja durante los próximos meses, dado que, si bien tiene bienes realizables a largo y medio plazo, padece una abundante deuda a corto, por lo que el freno en las ventas, golpea a la empresa ahí donde más le puede doler.

Ante esta situación, la inmobiliaria opta por reducir gastos a marchas forzadas, ha cerrado sus oficinas en Londres y Madrid y se prepara para reducir plantilla, igualmente han quedado aparcados los planes de apertura de oficinas comerciales en las grandes capitales europeas renunciando de momento a sus planes de expansión. La firma trata por todos los medios de evitar una suspensión de pagos que daría lugar a un proceso concursal de acreedores que dificultaría aun más, las actuales gestiones de venta de terrenos, que en diferentes grados de edificabilidad, desde “en proceso de recalificación” a “en fase de construcción”, tiene en cartera y que hoy negocia con otras empresas.

El consejo de administración celebrará mañana una reunión extraordinaria para decidir medidas inmediatas. Entre otros puntos deberá nombrar un nuevo Director Financiero,pues el actual, Nicolás Salvador, que ocupaba el cargo sólo desde mediados de Julio que su produjo a la dimisión del anterior José Contreras, anunció el martes que abandona la compañía.
El caso de Llaneras puede ser el primero de una serie de empresas promotoras, arrastradas por una especie de efecto dominó, parecido al que supuso la debacle bursátil de Astroc.

Un motivo que incide fuertemente en la zona valenciana es la paralización que han sufrido todos los proyectos de recalificación pendientes en la región debido a los problemas de la Ley Reguladora de la Actividad Urbanística valenciana en Bruselas. Esta paralización ha reducido de golpe la cotización del papel del agente urbanizador, con lo que los promotores de la zona han perdido solvencia ante los bancos.

La noticia en la prensa

Mundo
Expansión
Cotizalia
Cotizalia
El País
El Pais
La Verdad