burbujaLa inmobiliaria leridana Finques Borrell ha comenzado este mes una curiosa campaña de marketing: regalar a sus clientes los primeros dos años de hipoteca. Es decir, pagará a quien compre un inmueble las primeras 24 cuotas de la hipoteca.

Esta campaña está siendo todo un éxito, ya que ha conseguido aumentar sus ventas en un 50-60%, aunque aseguran que ni por estas llegan a la época de las vacas gordas. Aunque parece una medida muy interesante para los compradores, me he puesto a hacer unos pocos cálculos para ver si realmente es tan interesante.

Imaginemos que la hipoteca es por 200.000 euros a 20 años. A un tipo de interés del 5,20% la cuota es de 1.342 euros, lo que multiplicado por 24 nos da 32.308 euros. Esta es la cifra de “descuento” que nos hace la inmobiliaria sobre nuestra hipoteca. Lo que yo me he planteado es si no sería más interesante que nos dieran esta cantidad de golpe como descuento sobre la vivienda.

Es decir, si en lugar de pagarnos las primeras 24 cuotas la inmobiliaria nos descontara 32.308 euros de la vivienda la hipoteca sería de 167.792 euros, con lo que la cuota con las mismas condiciones sería de 1.127 euros, una rebaja de 242 euros al mes. La diferencia total al final de la vida de la hipoteca es que si la inmobiliaria nos hiciera el descuento al principio y no durante dos años pagaríamos 19.392 euros menos por nuestra vivienda, que no es poco (he tenido en cuenta que en un caso pagamos 18 años de hipoteca y en el otro 20 con cuotas distintas).

Es decir, esta es una buena estrategia de marketing, pero el efecto de una rebaja del 16% del precio de la vivienda (o más bien del precio hipotecado) es más beneficioso económicamente.

Claro que hay muchos factores que no he considerado, por ejemplo la deflacción de las cuotas (aunque hay que recordar que las inflaciones ahora son más moderadas que hace 15 años, cuando este efecto era más importante), que al principio el tipo de interés sea más alto que al final o la posibilidad de ir ahorrando durante los dos primeros años y amortizar de golpe una gran cantidad a la hora de empezar a pagar la hipoteca con fondos propios.

Una cosa está clara: para vender hay que rebajar los precios.

Vía | Finanzas