Los bancos aguzan el ingenio para captarnos como clientes, como la lucha por un interés bajo tiene el límite del Mibor, el precio al que el Banco de Central Europeo presta dinero a los propios bancos, trasladan la lucha a otros campos. Una oferta es la hipoteca que permite utilizar el dinero del principal tantas veces como quiera antes de su devolución definitiva. Si pide una hipoteca para comprar una casa, normalmente se fijará una plan de financiación a cierto tiempo y en función de ello y del interés pactado, se fija una cuota que solo varía con el valor del Mibor en el caso que la haya contratado con un interés ligado a este índice como es habitual.

Con la hipoteca revolving esto no es así.

Se adapta a su capacidad de ahorro

En su vida, su capacidad de ahorro tiene altibajos, unos meses tiene más ingresos, por ser un mes de paga extraordinaria, o haberle salido cualquier pequeño negociete adicional, otros meses gastará mas de la cuenta, o surtirá un imprevisto, y su capacidad de ahorro disminuye. ¿No es más adecuada una hipoteca que, pagada la parte correspondiente a los intereses, deje libre la parte correspondiente a la devolución del principal, de forma que si estamos en uno de los meses que hemos conseguido ahorrar más, devolvamos màs dinero, y si hemos ahorrado menos, devolvamos menos, o no devolvamos nada?. Esto es lo que permite una hipoteca revolving o elástica, acompasar los pagos a nuestra capacidad de ahorro.

De esta forma regulamos mejor el esfuerzo a realizar, si nos va bien en la vida y aumentan nuestros ingresos, podremos devolver antes toda nuestra deuda y reduciremos lo pagado de interés. Si no tenemos tanta suerte, alargamos el tiempo de la hipoteca. Con ello pagamos más intereses, pero podemos acompasar el ahorro, al esfuerzo que podemos hacer.

Es una línea de crédito abierta

La hipoteca elástica tiene otra ventaja, se pacta que se mantiene el crédito, por el total del importe concedido, disponible y abierto permanentemente durante un largo tiempo. Quiere decir, que durante ese periodo de años, podemos utilizar nuevamente el capital que hayamos devuelto. Por ejemplo, si un mes no pudiéramos ingresar nada, ni el mínimo a pagar, que son los intereses de la deuda, se descontaría esa cantidad del capital devuelto anticipadamente.

Otro ejemplo, es muy posible que pasados algunos años de la apertura de la hipoteca, deseemos hacer otro desembolso de cierta importancia, como la compra de un coche, o una obra en la cocina. Podremos utilizar nuevamente el dinero ahorrado como devolución del crédito y pagar con él la nueva compra al contado, beneficiandonos de la rebaja correspondiente, con la ventaja adicional que nos ahorramos los gastos de apertura de un crédito al consumo y los intereses de este, que son más altos que los de una hipoteca.

La hipoteca elástica se transforma en una especie de colchón de nuestra capacidad de endeudamiento, o más bien como una línea de crédito abierta, cuando podemos, reducimos nuestra deuda y cuando nos es necesario, volvemos a utilizar nuestro crédito.

Como funciona

El mecanismo exige abrir una sola cuenta corriente y a través de ella haces todas tus operaciones bancarias habituales:

** Disponiendo de crédito.
** Domiciliación de la nómina y recibos.
** Realización de transferencias.
** Tarjetas de crédito y débito.
** Talonarios.
** Obteniendo además toda la información sobre su crédito hipotecario: saldo dispuesto, saldo disponible y tipo de interés aplicado cada mes.

Hay varios bancos que con un nombre u otro están concediendo estas hipotecas de momento que conceda este tipo de hipotecas, Hipoteca Abierta para Banesto y La Caixa, Hipoteca Libre para Caja Madrid. Hipoteca Elástica para el Banco Halifax, también he encontrado una entidad financiera que la concede.

Las condiciones que impone el Halifax son las siguientes:

** El importe mínimo a solicitar es de 30.000 euros. Con 1% de comisión de apertura y sin comisión por cancelación,
** Se vincula a una cuenta corriente y el interés es del MIBOR +1 mensual.
** Los diez primeros años son de crédito revolving, es decir con libertad total para cancelar o volver a disponer del crédito en su totalidad.

Ventajas para el cliente y para el banco

El cliente consigue de esta forma créditos instantáneos más baratos y con menos papeleo, aunque paguen algo más caro el crédito de la vivienda y obtiene mas rendimiento po el dinero que consigue ahorrar.

A los bancos les interesar ofrecer este tipo de hipotecas por dos motivos fidelizana a sus clientes y minimizan el peligro de impago de los créditos personales, al tener la vivienda como aval.
Riesgos

Puede haber beneficios para ambas partes, pero ¿este tipo de hipotecas son convenientes o no.? –

Depende fundamentalmente del temperamento de cada persona. Siempre mayores facilidades en el pago se penalizan con un interés ligeramente más alto, de modo que si en la realidad vas a pagar con la regularidad que pagarías una hipoteca normal, pagarás mas en intereses. Pero si eres de natural precavido y tiendes a ponerte en lo peor, te dará mucha tranquilidad tener esa elasticidad en el pago y pagaras con gusto la sobreprima. Si además luego los hechos demuestran que las cosas no salen siempre tan negras y que no solo puedes pagar, sino anticiparte en la devolución del principal, saldrás ganado, pues ahorraras intereses sobre una hipoteca a cuota fija. El dinero que ahorras en vez de estar en una cuenta corriente sin rentarte nada, lo utilizas para anticipar el préstamo y te ahorras el interés de lo que debes.

Otro riesgo es que de alguna forma “te atas” a una entidad para tus créditos futuros y puede que en el futuro no sea la que mejores condiciones vaya a tener

Claro está que también puede ocurrir que seas lo contrario, o sea, optimista y un poco manirroto. El saber que hay a tu disposición un crédito para gastar puede llevarte a consumir cosas innecesarias solo por que puedes comprarlas y quedar esclavizado de la hipoteca para toda la vida, con el riesgo adicional de que lo que garantiza el pago de una compra que hubieras hecho a crédito no es tu solvencia, sino tu propia casa.

Así que como siempre, ¡tu mismo!

Direcciones de interés
Banco Halifax
Banesto
House Banc