Plaza EspañaAhora que se están construyendo cuatro torres de gran altura (hasta 250 metros en el caso de la de Repsol) en el norte de Madrid, los antiguos rascacielos de la capital se quedan vacíos. Y me refiero, como no, al Edificio España y a la Torre de Madrid, ambas situadas en la céntrica Plaza de España.

Lo que antes fue un hervidero de actividad, con apartamentos lujosos, oficinas repletas e incluso hoteles, hoy están prácticamente vacíos. Quedan pocas personas viviendo o trabajando en dichas torres y su futuro es bastante incierto, ya que sus dueños no dan explicaciones sobre su futuro.

El Edificio España, el más antiguo (construido entre 1958 y 1953), lleva años cerrado a cal y canto. En el 2005 fue comprado por un fondo de inversión de Banif (perteneciente al grupo Santander) por 277,2 millones de euros. Su futuro, incierto. Puede que oficinas o apartamentos de alquiler. El hotel Crowne Plaza quedó excluido de la operación, aunque también está cerrado.

La Torre de Madrid es posterior. Se construyó entre 1954 y 1960. Está aún tiene actividad, aunque está en venta por parte de Metrovacesa y para ello quiere vaciarla. Los inquilinos que todavía viven ahí son desalojados según se acaban sus contratos, al igual que las empresas. Lleva dos años en venta y todavía no hay comprador, y me imagino que será más sencillo vender una torre vacía que una repleta de inquilinos.

En definitiva, dos míticos rascacielos en pleno centro de Madrid prácticamente vacíos. ¿Les afectarán a ellos las penalizaciones fiscales que se quieren establecer a las viviendas vacías?

Vía | El País