Maria_Antonia_Trujillo_ministra_Vivienda.jpgLas estadísticas son un medio eficaz para conocer la evolución del sector, así como los distintos aspectos que influyen o moldean el mercado inmobiliario, de hecho gracias a las estadísticas se puede marcar la estrategia más recomendable que se debe seguir. La Ministra de Vivienda María Antonia Trujillo así lo cree ahora, aunque antaño, concretamente al comienzo de la legislatura, creía que lo mejor era eliminar las estadísticas que mostraban los precios oficiales de la vivienda.

Trujillo ha cambiado el sistema y ahora presenta una estrategia en la que presiona a distintos sectores, registradores, el Instituto Nacional de Estadística o colegios de arquitectos, para que le suministren todas las estadísticas que reflejan la situación del mercado inmobiliario. La idea es centralizar todos los datos, pero esta decisión no es bien recibida por el colectivo inmobiliario, ya que no confían en los datos que suministre el Ministerio por ser una información deficiente con la que no se podrá conocer con mayor precisión los cambios que se den.

Quien controla las estadísticas puede influir en la evolución de los precios del mercado, proporcionando la información de la manera que más convenga. No son sólo las razones económicas las que influyen en la nueva decisión de la ministra, también, y quizás con mayor aplomo las políticas, el manifiesto continuado de la ministra sobre la subida de precios de los inmuebles por debajo del IPC para el primer trimestre del próximo año, resulta un tanto sospechoso ya que coincide con la convocatoria electoral.

Pero esto no es algo que haya descubierto la ministra, la tendencia del mercado muestra eso y seguramente utilizará este dato para aparentar que el Ministerio ha tenido mucho que ver en ello, aunque los especialistas ya saben que nada ha tenido que ver en la nueva evolución del mercado inmobiliario.

A la Ministra no le parece adecuado que el Instituto Nacional de Estadística proporcione en sucesivos meses nuevos datos sobre la situación del sector, estos se reflejarán en un nuevo informe sobre el Índice de Precios de la Vivienda que tendrá en cuenta los precios hedónicos de la vivienda, se trata de una metodología por la cual se tiene en cuenta la ubicación de la vivienda, la cuantía de la transacción, la tasación que realizan los especialistas, etc. Gracias a la utilización de estos datos, los resultados pueden ser muy distintos de los que proporcione el Ministerio, de ahí que la ministra exprese su malestar por lo que quiere hacer el INE.

La impresión dada por el Ministerio es la de barajar los datos a su antojo y mostrar los resultados más acordes a sus declaraciones y predicciones, entre algunas de las actuaciones del ministerio encontramos un acuerdo firmado con notarios, sociedades de tasación y registradores para que no publiquen datos hasta que no lo haya hecho el Ministerio.

Se cuentan con pocos datos elaborados por organismos externos, podremos seguir recibiendo los datos ofrecidos por la Sociedad de Tasación, que a pesar del deseo del Ministerio, seguirá publicando la evolución de los precios del sector.

Poner orden en los datos estadísticos es una acción necesaria, pero también es necesario que las estadísticas reflejen fielmente la realidad, que sean datos fiables y de calidad, será una buena herramienta con la que poder interpretar cuál es la actual situación económica del sector.

Vía | El Confidencial
Más información | Instituto Nacional de Estadistica
Más información | Idealista
Más información | Consumer