El Ayuntamiento de Portugalete aprobó ayer el estudio de detalle que da vía libre al grupo alimentario para construir 430 viviendas, el 20% de protección oficial y el resto libres en lo que constituye un negocio redondo para Eroski. Se trata de su primera experiencia inmobiliaria y su justificación se comprenden al saber que la promoción se incluyó en el convenio firmado para que Eroski asentara en Portugalete la última licencia del Gobierno vasco para grandes superficies.

La fórmula es clara, construir con un gran porcentaje de VPO (que no interesa a casi ninguna constructora) a cambio de una licencia para abrir una gran superficie (60.000 metros cuadrados, sus promotores confían en atraer a siete millones de clientes anuales con 70 tiendas de moda, 20 establecimientos de ocio, seis salas de cine, el primer circuito urbano de spa e incluso una pista de karting). La administración local logra un anuncio de casi cien viviendas de VPO cerca de las elecciones y 13.000 metros cuadrados de suelo para levantar un polideportivo con piscinas mientras Eroski, a cambio de reducir beneficios en la promoción y perder suelo, gana un centro comercial más.

Vía El correo digital.