ave_proyectos_vivienda.jpgComo ya sabemos, las viviendas que se encuentran bien comunicadas son sustancialmente más caras que las que no disponen de la comodidad de ciertos servicios, pero tal y como está la vida, muchos hemos prescindido de ellos buscando la residencia lejos de las capitales, donde los precios son considerablemente inferiores, aunque ahora encontramos otro problema que disminuye la posibilidad de comprar a precios más moderados lejos de los centros neurálgicos, el AVE.

Los trenes de alta velocidad han elevado los precios de las viviendas de las ciudades por las que pasa, Toledo, Guadalajara y Segovia ponen los dientes largos a Tarragona, Lleida y Girona, los anuncios inmobiliarios colaboran en su promoción, en Tarragona por ejemplo, que se encuentra a unos 100 km. de Barcelona, ya se pueden leer anuncios inmobiliarios en los que ponen el gancho “Vivir a 25 minutos del centro de Barcelona, pero en AVE”.

También se planifican las construcciones allá donde saben que el AVE va a dar paso o por donde ya ofrece su servicio, son 2.000 las viviendas que tienen previsto construir donde se ubicará la nueva estación del AVE en Tarragona, en La Secuita y Perafort.

El director general de la primera promotora que apostó por Perafort, Vertix, compró los terrenos hace más de 3 años, cuando no interesaba a otros empresarios del sector, pero ahora esta población, además de haberse convertido en un frente a explotar, la comunicación con la capital española, en un tiempo de 2,53 horas gracias al AVE, le hace todavía más atractiva.

Guadalajara, Toledo y Segovia tienen mayores planes de ampliación en el mercado inmobiliario con las construcciones que están llevando a cabo, con 9.500, 30.000 y 10.000 viviendas respectivamente. Según el director técnico de Sociedad de Tasación, Carlos Doménech, los cambios más pronunciados se verán en las capitales castellanas, pues el mercado catalán ya hace tiempo que mueve altos precios en la vivienda, afirma que los trenes de cercanías son los que ponían en bandeja a los habitantes de la capital trasladarse a localidades como Mataró, Sabadell, Terrasa, Martorell, Vilafranca del Penedés, etc., donde encontraban viviendas más económicas, más grandes y con muchas comodidades para acudir a trabajar a la ciudad.

Estamos de acuerdo con Doménech, el AVE sólo es un factor dinamizador sobre los efectos en el mercado inmobiliario que estamos viviendo.

Vía | La Vanguardia