Muchas personas se plantean cambiar de casa, lo que los profesionales llamamos hacer un “salto” de vivienda, vender la vieja y con el dinero, comprar otra que se ajuste mejor a nuestras actuales necesidades.

Los motivos para el “salto” son varios y contrapuestos, el nacimiento de nuevos hijos, o por el contrario, la marcha de los hijos del hogar paterno, un cambio de fortuna que permite acceder s una mejor vivienda, o buscar liquidez y reducir gastos, el deseo de pasar del centro al extrarradio o viceversa, la disolución del matrimonio, o la formación de una nueva pareja, la necesidad de vivir cerca de los padres, para que ayuden con los niños, o por el contrario, para poderlos ayudar en su vejez.

Muchas razones, pero en todos los casos se plantea el mismo problema, hay que vivir algún sitio, hasta el día que se haga la mudanza a la nueva casa, lo que supone que durante cierto tiempo, mas o menos largo, hay que ser propietario simultáneamente de dos viviendas, la antigua y la nueva, con lo que lleva de esfuerzo económico, pues si cambiamos de casa, tenemos dinero suficiente para pagar la diferencia, pero no necesariamente para comprar al completo la nueva sin utilizar los ingresos procedentes de la venta de la vieja.

Surge el problema de como simultanear las dos operaciones de compraventa, cuando además, es corriente querer hacer en la vivienda nueva alguna pequeña obra de acondicionamiento, que puede suponer fácilmente un mes o dos de duración adicional del solapamiento. A veces, se consigue hacer con comodidad, porque el comprador de la vieja, o el vendedores de la nueva, aceptan previo un fuerte pago de un contrato de arras que garantice llevar a buen puerto la operación y con unos límites razonables de tiempo, posponer la fecha efectiva de compra para simultanear la venta de la vieja y la compra de la nueva, pero no siempre es esto posible.

Este problema se solventa de muchas formas, como trasladarse a vivir provisionalmente a la segunda vivienda, con los inconvenientes del desplazamiento diario de toda la familia a sus lugares de estancia en horario laboral, o repartirse por las casas de los parientes, o incluso, alquilar una vivienda por un corto periodo, aunque sea muy difícil encontrar una vivienda para estancias de corta duración.

Una solución muy utilizada es el crédito puente, una hipoteca con un periodo de carencia, que en principio parece adecuado para proceder a la venta de la antigua vivienda, con posterioridad a ocupar la primera. Esta solución es adecuada, pero si por cualquier motivo, pasan los días y no parecen abundar los compradores, el paso del tiempo se transforma en una pesadilla, pues se ve acercarse la fecha en que se verán obligados a hacer frente al pago de la totalidad de la casa, con la incertidumbre de si venderá a tiempo la vieja, lo que en muchos casos empuja a malvender.

Recuerdo la pesadilla que vivimos unos amigos y yo, cuando sin saber la razón, no conseguíamos vender su viejo hogar, hasta que de repente se vendió a pocas fechas antes del límite, La alegría de irse a vivir a una casa mejor, se transformó en una larga pesadilla de meses, que solo el paso del tiempo nos ha hecho olvidar, tanto a los protagonistas, como a los que nos vimos envueltos en la gestión de venta.

Por todo esto me ha llamado la atención un anuncio que parece querer resolver específicamente estas situaciones. En cambiadevienda.com, parecen haber encontrado aparentemente una solución definitiva a este problema

La publicidad de esta empres indica:

—- Le permite comprar y escriturar en el mismo momento sin correr riesgos de hacerlo con un contrato privado y fecha de vencimiento.
—- Le permite comprar sin vender de forma apresurada (mal vender) su propiedad actual.
—- Le permite afrontar la hipoteca del nuevo inmueble adquirido, pagando sólo la cuota de ésta hipoteca hasta la venta de la vivienda actual.

El proceso sigue cinco pasos

—- Contactar con ellos para elaborar un estudio de viabilidad
—- Enviar la documentación: precisa para tramitar la hipoteca
—- Un analista presentará su documentación en cualquiera de los bancos importantes que prefieras utilizar.
—- Se efectuará como en cualquier hipoteca una tasación: de la vivienda a hipotecar y la situación registral de la finca.
—- Por último, la firma de la hipoteca

Todo ello es lo habitual a la hora de hacer una hipoteca y no parece necesario hacerlo con ayuda de esta empresa, pues igualmente el mismo banco lo hace directamente. Lo que no queda claro en la publicidad, es como se solventa el pago de la parte de la finca que se supone, que se pagará con la venta de la vivienda vieja, pues en ninguna parte he visto, que ellos se comprometan bajo contrato a comprarla o que realicen un préstamo indefinido hasta la fecha de venta del viejo inmueble. Tampoco dan idea del coste adicional que de esta garantía pueda tener, Supongo que ambos puntos los aclararán completamente en el momento en que entres en contacto con ellos, sin embargo estos puntos, que son fundamentales, no se explican en su publicidad on-line.

Así pues, a expensas de que la aclaración a estos dos puntos sea convincente, aconsejo que quien piense en buscar una solución al “salto” de vivienda, explore esta posibilidad, pero, no quedando claro en su publicidad el sistema concreto como se realiza, antes de firmar nada, se asesoren con un buen abogado de los compromisos que contraen, pues sin dudar de nadie, yo no puedo en operaciones de tanta importancia, no aconsejar la máxima prudencia en este tipo de operaciones.

Lamento que pueda manchar con una sombra de duda, lo que probablemente sea un magnifico servicio al público, pero la culpa no es mía, sino de lo críptico de su publicidad. Igual que puedo parecer algo escéptico, sin embargo animo al público, si una vez aclarado los malentendidos, no existe trampa, a sacrificar algo de dinero en esta solución, pues vale la pena el gasto y evitar sufrir las angustias y molestias que el “salto” de vivienda puede producir.

En la redacción de este artículo he seguido la información marcada por la publicidad de la compañía cambiodevivienda.com, pero he buscado en Internet otras compañías que se dediquen a algo parecido. Al introducir en el buscador “cambio de vivienda” he obtenido diversas direcciones de las que extracto las que me parecieron más interesantes:

Las que mas me gustan son las direcciones de Caja de Ahorros, que tienen hipotecas específicas para estos casos, pues no cabe duda que una Caja de Ahorros, siempre es una entidad de la máxima confianza y garantía: He encontrado dos con hipotecas específicas para el cambio de vivienda, posibklemente la mayoría contemplen este caso:

—- Caja de la Inmaculada
—- Caja Canarias

El único problema es, que realmente lo que ofrecen es un crédito puente de mayor duración que el habitual, lo que si bien permite más respiro a la hora de vender la casa, no quita la incertidumbre de pensar qué es lo que ocurre si llega el caso, por la razón que sea, que no se vende en ese tiempo. A mi juicio falta un valiente que de un paso más y se comprometa, que en último caso, si no se vende, ellos compran la vivienda a un precio que aunque bajo, sea conocido y garantizado.

He encontrado otras empresas ademaás de la estudiada. Vuelvo a repetir que sin que ello suponga dudar de su buen hacer, no entraría a negociar sin el asesoramiento de un abogado. Las empresas son;

Cambiadevienda.com
Mipisoaqui.com
Housebanc

La razón de mi suspicacia es que creo haber elegido las que me han parecido las más fiables, pero entre las que he desechado, abundan las que sin duda, exagerando solo un poco, pudieramos denominar usureros y la cercanía de semejantes hienas, nos debe poner a todos en situación de máxima prevención en este tipo de operaciones.