huchaEn los últimos meses se han empezado a oír las famosas hipotecas a 50 años. En un principio esto puede parecer una ventaja para las personas interesadas en adquirir una vivienda, con estos plazos de devolución se pueden solicitar préstamos más cuantiosos ya que la letra a pagar sufre una reducción en su cuantía que permite llegar a fin de mes de manera más desahogada. Pero esta circunstancia también entraña unos inconvenientes dignos de analizar.

El primer perjuicio que se sufre es la elevada cuantía de intereses que se va a pagar por contar con un plazo tan largo. Por ejemplo, una hipoteca de 200.000 euros a 50 años y con un tipo de interés fijo del 4% en toda la vida del préstamo conlleva unos intereses de 262.853 euros. En cambio, si se reduce el plazo a la mitad, 25 años, los intereses se reducen hasta los 116.703 euros. Echando cuentas se puede observar que el precio que finalmente se paga por la vivienda es muy distinto entre un caso y otro. Aunque para no dejar nada en el tintero, evidentemente el importe de las letras es también diferente: en la primer simulación la cuantía alcanza los 771,41 euros mientras que en la segunda se dispara hasta los 1.055,67 euros; una diferencia sustanciosa que capacita a las familias a vivir con menos problemas económicos.

Al mismo tiempo, cuanto mayor sea el plazo de devolución del crédito hipotecario, una subida en los tipos de interés de un préstamo a interés variable repercutirá de manera más consistente en el importe de la letra, con lo que obligará a estudiar con más minuciosidad las posibles consecuencias de este tipo de variaciones.

¿Hay algo que no entiendes? Consulta el Glosario inmobiliario de FBEX y encuentra las definiciones de Fianza o Depósito, Gravamen oculto, Impuesto sobre el Incremento del Valor de Terrenos, Opción de compra, etc.

Por otra parte, y algo que no se ve a simple vista, la escalada del precio de los pisos también es consecuencia de la oferta de estas hipotecas con largos plazos. Para los bancos es un interesante producto debido a la elevada tasa de intereses que van a percibir y los clientes pueden acceder a viviendas más caras. Esto permite seguir aumentando el precio de la vivienda porque se mantiene un mercado potencial de compradores; si no se concedieran este tipo de hipotecas no se podría acceder a pisos tan costosos y la demanda bajaría, un hecho imprescindible para la bajada en el precio de los inmuebles.

Más información | consumer.es – Hipotecas de hasta 50 años