ViviendaSurgen algunas medidas que parecen, inicialmente, bien encaminadas para evitar el fraude en la venta de viviendas con algún tipo de protección (como las típicas VPO). En esta ocasión la Comunidad de Madrid ha adquirido un piso protegido, por primera vez en la historia, cuyos propietarios deseaban venderlo. La región cuenta con un derecho de tanteo preferente para hacerse con la propiedad del piso, a un precio por metro cuadrado fijado por el propio municipio de Madrid según el baremo existente. Se puede encontrar en el siguiente enlace una guía que contiene los precios del metro cuadrado en esta comunidad (además de otra información de interés): calculadora de precios máximos de venta y alquiler.

En el momento de compra de la vivienda en cuestión gozaba todavía del régimen de protección, ya que si no hubiera sido imposible adquirirla a precio reducido. Ésta se encuentra en el barrio madrileño de Carabanchel y pertenece a una cooperativa. La intención del ejecutivo es asignar el piso al Instituto de Vivienda de Madrid (IVIMA) para que proceda a su reasignación entre el grupo de interesados y que se ajustan a los criterios exigidos para poder optar a la misma.

Esta decisión puede generar algunas discrepancias puesto que la Comunidad de Madrid participa como comprador en la operación, debiendo destinar una partida en los presupuestos para este tipo de actuaciones, aunque finalmente se recupere totalmente la inversión realizada. Pero seguramente resultaría más sencillo establecer controles para la venta de viviendas protegidas que evitarían el fraude de la misma manera y no tendría que intervenir directamente el ejecutivo.

Ante esta situación se plantea la idea de construir viviendas protegidas sólo en régimen de alquiler, para que el Gobierno disponga de una cartera de pisos que se reasignarán cuando los inquilinos abandonen la vivienda. Pero este es un tema que puede discutirse ampliamente más adelante.

Vía | Urbanoticias.com