En España, ha disminuido el tamaño de la familia media y por tanto disminuye el número de personas que habitan una vivienda. En los últimos 30 años se ha pasado de una media de casi 4 miembros por hogar a estar claramente por debajo de los 3. Aumentan las personas que viven solas y disminuye el número de hogares con cinco o más miembros, consecuencia, sobre todo, del descenso de la natalidad.

Ello ha motivado, que con un crecimiento muy moderado de la población, la demanda de viviendas haya seguido siendo fuerte. Hoy hay un 21% mas de viviendas que hace 10 años, y pese a todo, tener vivienda sigue siendo un problema no resuelto para una parte apreciable de la población.

Por otra parte ha cambiado el tipo de demanda, si antiguamente era excepcional quien buscaba una casa con menos de tres dormitorios, hoy a igualdad de espacio, suelen preferirse viviendas de habitaciones amplias y varios cuartos de baño a viviendas con muchos habitaciones y un solo baño, como solían ser las viviendas de nuestros padres..

En la vivienda familiar de nueva planta de lujo, ha desaparecido desde hace años la zona destinada al servicio, hoy no se accede a ningún dormitorio desde la cocina, y siguiendo la moda actual, se suelen construir con uno de los cuartos de baño unido al dormitorio principal. En casas de menos tamaño, con frecuencia se sacrifica un dormitorio para dar un tamaño más amplio al resto. Hoy aumenta la demanda de viviendas de uno y dos dormitorios, siendo excepcional el que se soliciten con cuatro.

Ello supone una complicación a la hora de rehabilitar una vivienda, pues satisfacer estas nueva demandas supone efectuar una remodelación de toda la tabiquería interioro, lo que arrastra rehacer suelos, instalación eléctrica, calefacción, etc., que resultan gravemente afectados con el cambio de los tabiques. Consecuencia, el gasto de rehabilitación de una vivienda antigua se dispara, siendo difícil que cuesten, cuando se intenta algo mas que “lavar la cara a la vivienda”, menos de 600 euros metro cuadrado y muy frecuentemente si reconstruye todo de nuevo, la factura se aproxima a 1200 €/m2-

Todo ello repercute desfavorablemente a la hora de valorar una vivienda antigua, pues el comprador deberá pagar por una parte la vivienda y por otra la obra correspondiente. Además, mientras que para adquirir la vivienda puede obtener con cierta facilidad créditos, para la obra los bancos son reacios a concederlos, por tanto deberán financiarla con ahorros propios, o accediendo a créditos al consumo, con duración mucho más reducida y más caros.

Ilustracion tmada de las publicaciones del INE

La serie de artículos Vivienda y Futuro está formada por los siguientes artícuulos:

1 – El futuro esta escrito (a medias) – El INE proporciona información para el futuro
2 – De piramide a peramide 1900-2001– Evolucion demográfica de España
3 – La baby boom se ha ido de casa – Nunca volvera a haber tanta demanda
4 – El mercado emergente de la tercera edad – Los jubilados quieren ser clientes
5 – Los inmigrantes viven aquí Los emigrantes también son clientes de la vivienda
6 – La familia adelgaza – La familia española es mas pequeña
7 – Los divorcios multiplican por dos – Hogar para los divorciados
8 – Singles y Dinkis, un mercado de gusto diferente – Sobre solteros y parejas sin hijos
9 – Nos mudamos al polígono – Las oficinas se van a las afueras del Area Metropolitana