En Occidente la llamada generación “baby boon” nace de las alegrías de la paz de la posguerra de los años 45 y 65, en España que tuvo la dura posguerra de la Guerra Civil, marcada por los negros años del hambre y el resentimiento, esta generación se retrasó hasta el inicio del desarrollismo entre los años 57 y 77. Fue la última explosión de la natalidad en Occidente.

Para ello se dieron muchas circunstancias favorables, la vuelta de la paz y la esperanza, la abundancia de trabajo, el fin de la mortalidad infantil, el sentimiento generalizado, igual en ambientes religiosos que agnósticos, de que los hijos eran un bien y un regalo, también tener muchos hijos estaba de moda, en fin una serie de circunstacias favorables.

Con el tiempo, pasó la moda y el mayor nivel de vida y la incorporación de la mujer al trabajo, cambiaron de considerarse los hijos como un regalo, a ser una carga y una responsabilidad, lo que unido al retroceso de las creencias religiosas y sobre todo a la invención de la “píldora”, redujeron los niveles de la natalidad drásticamente. España, siempre más extrema en todo, colocó el nivel de baja natalidad por debajo los ya bajos niveles del resto de Europa

La evolución del número de hogares que se demandan depende de un conjunto de variables, la esperanza de vida media, el número medio las personas que componen la unidad familiar, los movimientos de población interior, la inmigración y la edad de emancipación de los jóvenes. Cada factor influyen en el aumento o disminución del número de viviendas necesarios. No cabe duda que la salida del hogar paterno es la causa que más incrementa la solicitud de viviendas. Pues, según datos del INE, en el 2011 habrá un millón menos de personas con edades entre 25 a 34, de las que hay en la actualidad.

Nacidos los más jóvenes de la generación “baby boom” en 1977, están ahora próximos a cumplir los 30 años y la mayoría se han ido ya del hogar paterno. El suministrar casa a la “baby boom” ha sido en los últimos años un factor que ha tirado, con fuerza de la vivienda residencial, otros factores. Sin la “baby boom” no habrían proliferado las nuevas barriadas dormitorio que han aparecido en muchos núcleos urbanos.
.
A partir de este momento, las “quintas”, como se las llamaba cuando había “mili”, disminuirán año tras año en unas 80.000 personas anuales. En la previsión que hace el INE para el año 2025, vemos que la generación “Baby boom”, que para entonces tendrá entre 48 y 68 ocupan las parte ancha de la “seta”, viniendo a continuación un fuerte retraimiento por espacio de 20 años, hasta llegar a un nuevo nivel de estabilidad, que inaugura con la generación que momentos tiene hasta cinco años de edad.

No obstante, gran parte de la generación “Bany boom” no vive hoy en la casa de sus sueños. El alto precio de la vivienda y la compra a veces precipitada, debida al vencimiento de las Cuentas Ahorro Vivienda, ha llevado a una parte de la generación a adquirir, no la casa que desea, sino la que puede pagar. En los próximos años, a medida que mejoren su situación profesional, la inflación lime la cuota de sus hipoteca, rescaten parte del principal y sobre todo se plateen el tener hijos, darán el salto a una vivienda mejor. La inmobiliaria especializada en esas viviendas y que admita la vivienda antigua como parte del pago de la nueva, va a encontrar muchos clientes.

A más largo plazo la situación no se ve tan halagüeña. A partir del 2040 la “Baby boon” tendrá entre 63 y 83 años y comenzará a morir en gran medida, dejarando más viviendas libres que las que necesita la población, la falta de presión demográfica frenará por completo la vivienda. Vivir en una casa de nueva planta será una extravagancia de nuevos ricos, pues casi toda las familias heredarán viviendas de sus antecesores, recordemos que hoy ya hay una vivienda por cada dos españoles. Prácticamente dejaran de hacerse nuevas viviendas y faltará incentivo por rehabilitar las viviendas antiguas en peores condiciones.

En muchas de ellas, no se hará la rehabilitación imprescindible y poco a poco aparecerán viviendas y edificios semi abandonados que atraerán a población marginal, actuando como un cáncer sobre las viviendas próximas. En los lugares que tengan menor presión demográfica, barriadas enteras dejarán de ser lugares apetecibles para vivir, ahuyentando a los habitantes más pudientes del barrio, dando lugar a un proceso cada vez más acelerado de abandono, que solo se pararán, con enérgicas actuaciones urbanísticas, que los ayuntamientos no podrán llevar a cabo, pues les faltarán los anteriormente abundantes ingresos por recalificación de terreno.

Es un proceso que ya se ha dado en las grandes ciudades como Nueva Yor y Londres con barriadas degradadas en pleno centro mientras folrecían los nuevos barrios de las afueras, en Madrid y Barcelona también comenzó a darse en barrios como Lavapiés, o la Barceloneta. Sólo la repentina revlorización de las viviendas, unida a enérgico programas de rehabilitación municipal, han abortado el proceso. Será el momento de pasar a áreas de la construcción con más demanda, ,como las obras públicas, abandonando las áreas de viviendas como de oficinas, pero quiza sea el momento de introducir nuevas tecnologías y métodos de rehabilitación en edificios que reduzcan costes de rehabilitación.

No obstante, somos conscientes que atisbar el futuro a 30 años vista, es un puro ejercicio intelectual, ¿quien en los años 70 hubiera podido saber cómo iba a ser el mercado inmobiliario actual?.

Via Instituto Nacional de Estadistica
Imagen tomada de sus publicaciones

La serie de artículos Vivienda y Futuro está formada por los siguientes artícuulos:

1 – El futuro esta escrito (a medias) – El INE proporciona información para el futuro
2 – De piramide a peramide 1900-2001– Evolucion demográfica de España
3 – La baby boom se ha ido de casa – Nunca volvera a haber tanta demanda
4 – El mercado emergente de la tercera edad – Los jubilados quieren ser clientes
5 – Los inmigrantes viven aquí Los emigrantes también son clientes de la vivienda
6 – La familia adelgaza – La familia española es mas pequeña
7 – Los divorcios multiplican por dos – Hogar para los divorciados
8 – Singles y Dinkis, un mercado de gusto diferente – Sobre solteros y parejas sin hijos
9 – Nos mudamos al polígono – Las oficinas se van a las afueras del Area Metropolitana