ContratoSi estás pensando en irte a vivir de alquiler o en alquilar una vivienda de tu propiedad, es importante que conozcas la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994. Como leerse una ley es muy tedioso, vamos a hacer un resumen de lo más importante.

Lo principal es saber que la ley, para proteger al arrendatario, obliga a prorrogar los contratos de arrendamiento hasta que se cumplan cinco años. Y durante esos cinco años la única subida que puede haber del precio es el IPC de cada año. No vale, antes de que transcurran los cinco años, realizar ninguna subida que se salga del IPC ni siquiera cuando haya habido obras de mejora.

Una vez que han transcurrido los cinco años, el arrendador puede dar por terminado el contrato o hacer uno completamente nuevo, con la subida que le parezca conveniente, no teniendo que limitarse al IPC.

Es importante además tener un contrato firmado, en el que se estipulen que gastos debe pagar el inquilino, pues según la ley se puede incluso negociar que el arrendatario pague los impuestos (IBI) y/o los gastos de comunidad.

Más información | EnAlquiler: ¿Cómo se sube el alquiler?