imagesUna casa ecológica tiene un coste de fabricación más elevado del que habitualmente se emplea en una casa normal, pero presenta unos beneficios muy superiores, ya que se reduce la contaminación ambiental y es mucho más saludable que una casa convencional.

En este tipo de casas, se ahorra en el consumo eléctrico y del agua, la temperatura se adapta proporcionándonos calor en invierno y frescor en verano, además de no causar ningún tipo de problema para el medio ambiente, y ya sabemos como está la situación últimamente.

La verdad es que aquel dicho de lo barato sale caro es una verdad como un templo, este tipo de casas a pesar de tener un coste mayor que las convencionales, son rentabilizadas al cabo de unos años, este es un dato también interesante para plantearse vivir en una de estas casas. El problema es que hay un freno en el desarrollo de estas construcciones, hay carencia de materiales ecológicos y profesionales.

En España la construcción ocupa el segundo lugar en cuanto al volumen de negocio, pero este dato no acompaña a la concienciación ecológica. Según el Instituto Worldwatch, un edificio consume hasta un 60% de materiales que son extraídos de la Tierra, su utilización y la actividad constructiva generan la mitad del total de residuos y contaminación. Esto nos lleva a plantearnos la necesidad de una concienciación ecológica tanto para el planeta como para nosotros mismos. Son muchos los expertos que indican que es necesario adaptar determinados criterios ecológicos que garanticen un conjunto de mejoras ambientales, saludables y económicas.

Los materiales respetuosos con el medio ambiente, los criterios bioclimáticos que además conlleven un ahorro energético y la viabilidad económica, pueden permitir perfectamente un desarrollo sostenible.

Indiscutiblemente la concienciación es difícil, si una vivienda normal nos cuesta “sangre, sudor y lágrimas”, cuanto más una de estas casas ecológicas. Somos nosotros los consumidores quienes indirectamente vetamos este tipo de construcciones pero tenemos nuestras razones. Sería interesante que existiera algún tipo de ayuda o inversión para potenciar este tipo de viviendas, aunque de momento dudamos que aparezcan, quizás cuando exista una mayor concienciación por parte de las empresas, colaboren con su granito de arena para salvaguardar nuestro planeta construyendo casas ecológicas que se adapten económicamente al consumidor medio.

Vía | Consumer
Más información | Instituto Worldwatch
Más información | Decointer