imagesLas expectativas inmobiliarias se están sustentando en parte gracias a algunos factores, el aumento de la población inmigrante o la adquisición de segundas viviendas para el ocio entre otros aspectos. Estas expectativas alegran a los inversores, por poner un ejemplo, algunos pueblos que han crecido demográficamente de una manera espectacular han sido detonante para que varios inversores compraran las viviendas sobre planos y una vez terminadas, las vendieran aumentando el valor sustancialmente. Con estas expectativas, es casi seguro que suceda lo mismo en la provincia de Huesca.

La noticia habla sobre esta provincia, pero diríamos que la tónica se repite en la mayoría de provincias españolas en mayor o menor grado. Según el director general de la agencia Analistas Financieros Internacionales (AFI), la población inmigrante es una fuente potencial que favorecerá el sector inmobiliario durante los próximos años. La persona inmigrante tarda entre 5 y 7 años en adquirir una vivienda propia y como la afluencia se viene dando desde hace ya algunos años, el sector estará activo durante varios años más.

Las previsiones indican que 15.000 habitantes de Huesca son inmigrantes y aún no han accedido a una vivienda de propiedad, esto es un seguro de continuidad y auge en el sector inmobiliario de la provincia. Hay algunos datos que serían muy interesantes cotejar, por ejemplo, las ayudas a los inmigrantes contrastadas con las ayudas a los españoles que optan por la primera vivienda, denotamos un cierto favoritismo hacia los primeros, pero aquí entran diversos aspectos políticos que no vamos a tocar.

Bueno, sin desviarnos del tema, son buenas noticias para la provincia, además la recuperación del mercado francés permitirá una mayor inversión inmobiliaria en distintos puntos del Pirineo alto aragonés. Estos hechos serán, sin duda, garantía de un mayor crecimiento económico y demográfico entre otros y esto si es necesario para la provincia.

Vía | El Periódico de Aragón
Más información | Alto Aragón